Atornillando la noche de los viernes

El viernes pasado estuvimos en un concierto de los que organiza la asociación mirandesa Mirajazz. Intentamos ir siempre que podemos a estas audiciones porque la verdad es que están muy bien y la gente de la asociación se lo curra un montón. La convocatoria era tentadora, “un grupo cubano”, pero al final sólo nos animamos la Yuyu, Elvi y el menda lerenda. Ah, y también vino Ana, que no se me olvide.

Los conciertos de Mirajazz son especiales. Para empezar, el sitio en el que tocan los grupos es un lujo: la fábrica de tornillos; un local muy guapo y muy bien acondicionado para estos eventos. Y justo cuando llegas es cuando empiezan las sorpresas: pagas la entrada (10 euros normalmente), y nada más pasar la puerta te obsequian con una copita de cava bien fresco. De ahí pasas a la zona para el público… y te encuentras con un montón de mesas y sillas con sus velitas encendidas que le dan un ambiente molón y cálido al local. Como si estuvieras en un bar con música en directo pero a lo bestia, vamos.

Es habitual que la gente además de pillar unas birritas (caso de no seguir con el cava) pida para picar una tabla de embutido y queso, y también es habitual que como el concierto pierda intensidad en algún momento, la gente opte por ponerse a hablar en lugar de escuchar. Este tipo de concierto es lo que tiene, y casi diría que es parte de su encanto.

Pues bien, el viernes tocó el grupo de Jazz latino Zambura, y la verdad es que estuvo muy bien. Es cierto que se esperaba al vibrafonista Alfredo Chacón, pero el saxofonista que le sustituyó respondio con mucha solvencia… y además hizo felices a mis tres acompañantes, que acordaron que sí, “… que muy bueno el del saxo”.

Total, que pasamos un rato muy entretenido escuchando a un buen grupo de jazz latino y que por momentos nos hizo trasladarnos de la primaveral Miranda a alguno de esos paraísos tropicales de nuestro imaginario.

.

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo Música

Una respuesta a “Atornillando la noche de los viernes

  1. Juju

    El saxo… muy bien… Nos quedamos con la duda de saber cómo sería el titular (el vibrafonista) si el sustituto era así. Q hable Elvira, que hable

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s