Llega Camilleri, llega el veranito

Cuando me entero que Camilleri ha publicado un nuevo libro de la serie Montalbano lo compro en cuanto tengo ocasión. Además, es norma de la casa dejar cualquier otra obra que tenga entre manos para zambullirme en sus páginas.

Es esta una serie bastante larga (creo que son 12 novelas más algún libro de relatos) y que tiene aun más mérito porque el autor empezó a escribirla cuando ya era bastante mayor. En la actualidad es uno de los autores más leídos en Italia, y por lo que he podido leer en alguna entrevista, un antiberlusconiano furibundo. Un viejecito entrañable, vamos.

Me gusta también Montalbano (o Camilleri, que los confundo), porque sus libros me hacen ver el Mediterráneo y cuando paso las páginas me llega el olor del aceite de oliva, la pasta, los calamares fritos y los salmonetes; y también me gustan estas novelas porque me encuentro con una cuadrilla de currantes bastante entrañable. La gente de la comisaría de Vigatá: Fazio, Cattarella, Augelo, etc.. son ya parte indispensable en las historias. Aunque el protagonista sea Montalbano, la gente que trabaja en su comisaría son auténticos secundarios de lujo. Si, una especie de canción triste de Hill Street a la siciliana.

Así expuesto, el argumento de cada historia no es lo fundamental. En este caso el argumento gira alrededor del robo de unos caballos…. pero casi da lo mismo. Es más emocionante leer cómo se complica la vida Montalbano, cómo afronta el paso del tiempo, cómo se relaciona con sus iguales, cómo encara los enamoramientos o cómo analiza la presencia de otro protagonista que siempre está ahí en un segundo plano; la mafia.

Por estas cosas, y me imagino que también por otras más, es por lo que me gustan tanto las novelas de Camilleri. Además, ese homenaje nada velado a Manuel Vazquez Montalván hace que en ocasiones, sobre todo cuando comienza a describir esos platos de pasta y pescado que se mete el dottore Salvo entre pecho y espalda, me acuerde de Carvalho, el hombre que protagonizaba una historia que creo recordar se llamaba “Los pájaros de Bangkok”, una novela (una historia) que me hizo pensar, en otra vida, que a lo mejor esto de las novelas negras no era mal negocio aunque no estuviesen muy bien vistas.

Y por qué no decirlo; que ante la avalancha de títulos nórdicos que nos ha inundado y sigue inundando las estanterías de nuestras librerías y bibliotecas, no viene nada mal volver la mirada al Mediterráneo de vez en cuando.

La pista de arena
Andra Camilleri
Salamandra, 2010 
Anuncios

Un comentario sobre “Llega Camilleri, llega el veranito

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s