Hasta Siempre Comandante – Buena Vista Social Club

Seguiría reflexionando si no me interrumpiera la voz de Zisis, que está cantado. El viejo, calvo y de barba rala, al que le falta la mitad de sus dientes, sostiene entre los dedos amarillentos un pitillo a medio fumar y corea la canción con voz estentórea, mientras las lágrimas le resbalan por las mejillas. Tengo la impresión de que no pronuncia bien pero no me atrevería a jurarlo, porque no distingo una palabra. No entiendo la letra de la canción, ni por qué Zisis está llorando, ni nada de nada. Lo único que pillo es una especie de estribillo que repite: “comandante Che Guevara”. Esta frase es el único nexo que he encontrado entre la canción con la camiseta.

MARKARIS, Petros. En: Suicidio Perfecto. Barcelona: Ediciones B, 2005. p. 387

Folie à deux

(…)

La vida debería significar vida.

Yo quería escribir algo acerca de la motivación de los asesinatos. Veía en ellos un retorcido enfoque romántico, una clásica folie à deux.

-¿Folie à deux? -replicó Sid Franks-. ¿Qué coño es eso? ¿Un número de baile francés con chicas con las tetas al aire?.

-No, Sid -contesté pacientemente-. Es una locura compartida por dos personas. Una relación obsesiva que lleva al crimen.

-Pues no nos interesa. No queremos explicaciones, por favor. No queremos un artículo de un médico dedicado a esos dos cabrones. Son malos, lisa y llanamente -declaró, lamiéndose sus labios resecos.

(…)

ARNOTT, Jake. En Canciones de sangre. Barcelona: Mondadori, 2009. p.59

La Foto en Flickr es de Nicko’