Demasiada paja para estos hombres

Este libro no me habría animado a leerlo si no fuese porque viene avalado por Rodrígo Fresán y porque lo edita Mondadori en la colección Roja y Negra. Y digo que no lo hubiese leído porque es una novela que se mueve por ese subgénero de los asesinos en serie, sección “cuanto más brutales y despiadados, mejor ya que estamos”, tan del gusto, al parecer, del público anglosajón.

A mi no son unos libros que me atraigan especialmente, imagino, sobre todo, a que hubo una época en la que se escribieron muchas obras con asesinos en serie de toda naturaleza y condición como protagonistas (en ocasiones también ha ayudado a eso la repercusión de estas obras en el cine o la televisión), y pienso que cada vez cuesta más encontrar obras realmente originales.

Pues no. En este caso la originalidad es la brutalidad. Nos presentan, bañado en una pátina de misterio, a una cuadrilla de personajes brutales. Al parecer, estamos tan acostumbrados a que la realidad nos presente unas cifras tan despiadadas de personas que mueren de forma espeluznante, que este autor se ha decidido a actualizar el género.

Haciendo un esfuerzo de introspección literaria y buena fe podríamos decir que pareciera que el autor esté intentando presentarnos una alegoría de la maldad absoluta, pero ya te digo, hay que tener un día muy bueno y estar muy espléndido para mantener mucho rato el argumento.

Así que ya sabéis, una obra recomendable solo para gente que le vayan los asesinatos en serie y el terror, y sabed también que “Los hombres de paja” es parte de una trilogía. Yo primero tendré que recuperarme del atracón mortal para ver si me animo con más. Me quitaré de encima unos cuantos cadáveres leyendo alguna de Plinio, el Grisson de Tomelloso, que ese fijo que no me falla.

 

Michael Marshall

Los hombres de paja

Traducción de Xavier Llobet

Mondadori, 2009

La imagen es del blog negrocriminal cruce de cables

 

Anuncios

3 comentarios sobre “Demasiada paja para estos hombres

  1. Descarao!. No veas con qué paz de espíritu se lee un libro negrocriminal con personajes más de andar por casa. Con la clásica florista que se dedica a suicidar clientes, por poner un ejemplo que se me acaba de ocurrir o el apesadombrado personaje que se ve inmerso en un sabotaje brutal en un aeropuerto y que se dedica a liquidar controladores aéreos introduciendo en determinado orificio corporal un avioncete de juguete. ¿A quién se le podrían ocurrir semejantes historias? 🙂
    Un saludico .

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s