El cuarto rey era el de bastos

Fue hace ya unos meses cuando Lennox cayó en mi poder. Bueno, no se si cayó o si caí… lo cierto es que pasó por mis manos como una exhalación. Literatura contundente, personajes a una ciudad unidos, acciones y palabras que atienden a unos cánones muy concretos, bien escritos y que funcionan con la precisión de un reloj.

Porque Lennox es independencia. Un tipo que va por libre, con su propio código sobre lo que está bien y lo que está mal.

Porque Lennox se mueve a sus anchas (cuando no le persiguen) por Glasgow aunque nació muy lejos de allí.

Porque solo Lennox puede hablar con los tres reyes y salir “casi” indemne del encuentro.

Porque a Lennox alguien parecido al Klabautermann le pone los huevos de corbata…  y a mi también.

Y este tipo ¿de dónde ha salido?

Pues de la pluma y la imaginación de Craig Russell, un autor del que ya estaba enganchado a la serie Jean Fabel y que con Lennox inicia otra saga radicalmente distinta a por la que es reconocido dentro del mundo de la literatura negrocriminal.

Para empezar, Fabel es un personaje del siglo XXI, que trabaja en Hamburgo y que está especializado en asesinatos en serie y normalmente de una brutalidad tal que hace necesario el trabajo de un gran equipo multidisciplinar y especializado. Por el contrario, Lennox se mueve por el Glasgow de principio de los años 50, él solo, en un ambiente muy gris y en medio de una sociedad que a duras penas consigue sobreponerse a las heridas de la recién terminada guerra. Además, Lennox carece de la sofisticación de Fabel pero domina los puños mucho mejor que el Erster Kriminalhauptkommissar hamburgués. Eso sí, el pobrecillo acaba hecho gravilla con relativa frecuencia, lo cual no suele ser bueno para su salud.

Lennox es de lo mejorcito que he leído en los últimos meses. Un libro contundente, adictivo y tremendamente recomendable. A ver qué te parece a ti.

Ah!. Dos cosillas. Lo primero, que relacionado con este autor puedes encontrar por aquí un sencillo comentario de “El señor del carnaval” y seis cuentillos: El visitante, Teddy Boys, Edimburgo, Holodomor, el brutal Equilibrio y el comentado Klabauterman. Y para terminar, que para cualquiera que quiera seguirle la pista a Lennox, al inspector Fabel o al propio Craig Russel, es parada obligada una visitilla al blog “Mis detectives favoritos”. Veréis como a Alice Silver no se le ha escapado ni un detalle.

Lennox

Craig Russell

Traducción de Eduardo Hojman

Roca editorial, 2010

La imagen es de cruce de cables

7 comentarios

Archivado bajo Libros

7 Respuestas a “El cuarto rey era el de bastos

  1. Pues aquí estoy, me ha encantado tu análisis sobre las diferencias entre Fabel y Lennox.
    Gracias por el enlace.

    • No hay de qué. Imposible, de todas formas, no enlazar a esa impresionante web que tienes montada. Un chiringuito negro de proporciones enciclopédicas.🙂
      Un saludico.

  2. Pingback: Teddy Boys | Negra con puntillo

  3. Pingback: Equilibrio | Negra con puntillo

  4. Pingback: Klabautermann | Negra con puntillo

  5. Pingback: Edimburgo | Negra con puntillo

  6. Pingback: Guerra | Negra con puntillo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s