Cuando Sally encontró a Harry

La cosa empezó con “El poder del perro”. Ya no me acuerdo cuándo se lo dejé al Pedrín, pero lo que si recuerdo es que al mismo ritmo que iban pasando los meses se ampliaba el número de personas que me preguntaban por la novela, a ver si se la pasaba. Este libro empezó su andadura leeeentamente, pero la gente lo acabó convirtiendo en un betséler.

Aunque alguien tuvo que decir aquello de “ostras, Pedrín”, al final el libro retornó a su hogar para seguir pasando de mano en mano. Y en estas, que el Pedrín me dice que a ver qué le puedo recomendar, que el del perro estaba muy bien. Pues hombre, en estas andaba yo pensando que si al Pedrín hay que darle algo de calidad, que casi consigue acabar hispánicas o que cómo no lo voy a pasar lo mejor de lo mejor al Pedrín si es mi hermano menor, cuando en una visitilla a una librería veo que han vuelto a editar “El eco negro”. “Ya está, un Harry Bosch, que ahí voy sobre seguro”… y hete aquí que no pude resistir la tentación de volver a echarle un ojo a este libro, que aunque sus páginas no se me hicieron totalmente desconocidas no me acordaba de un montón de detalles para nada.

Y ha sido una gozada. Este libro me ha gustado mucho más en esta relectura que cuando lo leí por primera vez. Son ya muchos los libros que Connelly ha escrito sobre Harry Bosch, y aunque sobre esto siempre se puede discutir, creo que es uno de los personajes más rotundos y redondos que en la literatura negrocriminal puedes encontrar. Leer a Harry Bosch es leer a un clásico, para mi (y aquí es donde seguro que me dices que soy un sobrao, exagero, etc…) al mismo nivel que Ellroy, Chandler, Macdonald o cualquiera de los inventores del género. Un personaje totalmente inspirado en otros que le precedieron (las referencias a Ellroy son brutales, y el código de conducta de Bosch es un arquetipo) y al que su autor le ha hecho pasar por distintas situaciones personales y laborales a lo largo de toda la saga.

Pues aquí empezó todo y aquí vamos a conocer a Harry y a otros personajes que le van a acompañar en sus correrías por Los Angeles y el suroeste de los yuesey. En esta novela, que como decimos es en la que Connelly va poniendo los primeros ladrillos de este proyecto de personaje, la trama y los recuerdos del protagonista irán siempre relacionados a Vietnam.

Así, a  partir de conocer cómo eran y cómo hacían su trabajo en esta guerra las ratas de los túneles, iremos conociendo algunos aspectos vitales de Bosch que nos irán haciendo entender a este personaje, que como decimos, es ya un heredero fiel de los personajes clásicos de la novela negra estadounidense.

Ah, y no te fíes, que también le pasó a Pedrín. Con Bosch, sobre todo en estas sus primeras novelas no te puedes fiar de cómo va a acabar la historia hasta la última página. Porque en eso de darle una última vuelta de tuerca a un argumento, Michel Connelly es un hacha.

Y sí, al Pedrín le tendré que ir regalando toda la serie. Que dice que le ha gustao, el muy granuja.

P.S.: Casi se me olvida. Si te gusta zascandilear por la web no te puedes perder la mejor web sobre  Harry Bosch y Michael Connelly, Woodrow Wilson Drive, un esfuerzo enciclopédico descomunal a cargo de Julián Alazorza, un crack. Merece la pena, de verdad.

 

Michael Connelly

El eco negro

Traducción de Helena Martín

Roca Bolsillo, 2010

(Thriler)

La imagen está tomada del blog  “Elemental, querido blog”

 

Anuncios

5 comentarios sobre “Cuando Sally encontró a Harry

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s