Rata de los túneles

(…)

Mientras examinaba las cicatrices, Bosch se fijó en una marca de tinta azul sobre la piel del bíceps izquierdo. La camisa enrollada le impedía ver lo que ponía.

-Súbele la manga –dijo Bosch, señalando con el dedo.

Sakai lo arremangó hasta el hombro, revelando un tatuaje azul y rojo. El dibujo era el de una rata, estilo tebeo, con una malévola, dentuda y vulgar. La rata estaba de pie sobre las patas traseras; sostenía una pistola en una mano y en la otra una botella de licor marcada “XXX”. Sakai intentó leer las palabras azules que había encima y debajo del dibujo, a pesar de que estaban parcialmente borradas por el tiempo y el estiramiento de la piel..

-“Primura”, no, “Primero”. “Primero de Infantería.” Este tío estuvo en el ejército. La parte de abajo no la entien…, espera, está en otro idioma. “Non… Gratum… Anum… Ro…” El final no se lee.

-Rodentum –dijo Bosch.

Sakai lo miró.

-Es latín macarrónico. Significa: “Peor que el culo de una rata” –explicó Bosch-. Este hombre era una rata de los túneles. En Vietnam.

-Ah –dijo Sakai, mirando a su alrededor-. Pues al final ha acabado en un túnel. Bueno, más o menos.

(…)

CONNELLY, Michael. En: El eco negro. Barcelona: Roca bolsillo, 2010. p. 27.

La imagen en Flickr es de .mat

1 comentario

Archivado bajo Cuentitos Negritos

Una respuesta a “Rata de los túneles

  1. Pingback: Nueve dragoncitos | Negra con puntillo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s