Puntualidad forense

(…)

—¿Un café

Mientras salía el café de la máquina intercambiaron informaciones.

—¿Cómo lo identificasteis?

—La familia denunció la desaparición ese día.

—Son pocas horas para que entrara  en los archivos de desaparecidos.

—Sí, pero a Müller se le ocurrió consultar las denuncias no cursadas y reconoció a la vícitima.

—Habéis tenido suerte.

—Es cierto. ¿Sabes cuándo murió?

—Diría que el mismo martes.

—¿Más o menos a qué hora?

—Los únicos casos en los que se puede dar la hora exacta de una muerte es cuando la víctima es arrollada por un tren, a ser posible en Suiza. —Pfisterer sonrió, era un chiste que le gustaba mucho repetir—. En el caso de este hombre, aún no te puedo dar la hora aproximada, habrá que esperar los resultados de los análisis del humor vítreo. Pero por el estado del cuerpo puedo decirte que pasó poco tiempo muerto fuera del agua.

(…)

RIBAS, Rosa. En: Entre dos aguas. Barcelona : Ediciones Urano, 2011. p. 90

La imagen, en Flickr, es de sfer

2 comentarios

Archivado bajo Cuentitos Negritos

2 Respuestas a “Puntualidad forense

  1. !Qué sorpresa más grata!
    La frase la tengo de la forense que me asesora en mis novelas.
    Gracias por elegir un fragmento de “Entre dos aguas”.
    Rosa

    • ¿Sorpresa?
      Sorpresa es que te acerques tú a escribir unas líneas en este humilde blog. No te puedes imaginar la alegría que me has dado.
      Está claro que lo mejor de La negra son los y las comentaristas.
      Un saludo y mil gracias.
      Jabi.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s