En el límite del sufrimiento y la tristeza

La casualidad ha querido que haya escrito hace un poco de la película, Adiós, pequeña, adiós, en la que está basada esta novela. Así pues, quizá algunas cosas te suenen repetidas, ya que creo que mezclé un poco lo visto con lo leído.

Lo primero que me gustaría comentar es que con el paso de los días ha ido mejorando la impresión que me dejó este libro. Y es que Despareció una noche es un libro bastante duro; una novela que se sumerge en el mundo de los niños y niñas que desaparecen y de los cuales a veces no se vuelve a tener noticias. Esto lo hará jugando con dos historias, los secuestros de un niño y una niña que acontecen en un intervalo de tiempo bastante breve.

Tramas al margen, el libro nos va metiendo en la historia muy lentamente. Primero es el barrio, luego la familia, la normalidad de un barrio duro y la anormalidad de una madre que no se ha enterado que tiene una hija. A partir de ahí empieza la verdadera historia. Un argumento que se va enmarañando hasta su sorprendente final.

Si habéis leído alguno de los comentarios que tengo por aquí colgados de las novelas de Lehane sabréis que a mi me parece un autor que a veces abusa de la truculencia. Es un experto en dejarte una desazón en el alma que a veces, además, no parece especialmente justificada por las historias que estamos leyendo. Esto no ocurre en este caso. Las barbaridades me da la sensación que están a la altura de la historia y que ayudan a entender los estados de ánimo de los personajes…. y eso que tenemos que asistir en esta novela al protagonismo de una familia que vendría a ser algo así como la familia Adams de la cochambre, la podredumbre y la falta de escrúpulos. Pero bueno, esta segunda historia aún le da más fuerza a la historia, aunque también pueda haber gente que crea que no es más que un truco del autor para enrevesar la historia y para despistarnos. De todas formas, a mí me ha parecido que no estaba mal.

Como comentaba al hablar de la peli, me ha parecido muy interesante la disputa moral entre Kenzie y Gennaro y cómo ésta mina de manera muy importante su relación. Al final, además, queda la sensación de que Kenzie se equivoca y que genera mucho más mal que bien con su intervención. Sin embargo, aquí no parece que el autor moralice, más si recordamos que Kenzie es un niño maltratado al que por ejemplo su padre era capaz de marcarle poniéndole una plancha caliente en el pecho.

Así pues, una novela muy recomendable, muy bien estructurada, con un ritmo implacable y con un final que incluye su sorpresilla. ¿Quién da más?.

Dennis Lehane

Desapareció una noche

Traducción de María Vía

RBA, 2011

(Serie Negra ; 94)

La imagen es de la página serienegra.es

Deja un comentario

Archivado bajo Libros

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s