The Smiths – The Boy With The Thorn In His Side

(…)

¿Quién ha sido el desgraciado que ha puesto esa mierda?

Bubba —le reconvine.

Levantó el dedo.

Espera un segundo —se dirigió hacia la barra—. ¿Quién ha puesto esa canción? ¿Eh?

Bubba —dijo el barman—. ¡Cálmate!

Sólo quiero saber quién ha puesto esa canción.

Gigi Varon, una borrachina de treinta años que parecía una pasa arrugada de cuarenta y cinco, levantó la mano dócilmente desde un extremo de la barra y dijo:

No lo sabía, señor Rogowski. Lo siento. Ahora mismo apago el tocadiscos.

Oh, Gigi! —rectificó Bubba, mientras la saludaba efusivamente—. ¡Hola! No, no importa.

Lo apago, de verdad.

No, no, no, cariño —dijo Bubba, mientras negaba con la cabeza—. Paulie, sírvele dos tragos; la invito.

Gracias, señor Rogowski.

De nada. Aun así, Morrissey es una mierda, Gigi. De verdad. Pregúntaselo a Patrick. Pregúntaselo a cualquiera.

Sí, Morrissey es una mierda —terció uno de los tipos mayores y, a continuación, muchos otros clientes dijeron lo mismo.

Cuando ésta se acabe pondré una canción de Amazing Royal Crowns —dijo Gigi.

Le había hablado a Bubba de los Amazing Royal Crowns unos meses antes y ahora era su grupo favorito.

Bubba extendió los brazos.

Paulie, que sean tres.

(…)

LEHANE, Dennis. En: Desapareció una noche. Barcelona: RBA, 2011. p. 348


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s