Rocío Jurado – Mi amigo

(…)

-¿Y qué os dijo? -preguntó, neutro, Benegas.

-Que cuando lo besó, notó que tenía los labios fríos -contestó Marita, haciendo una mueca de sorpresa.

-¡Los labios fríos! -exclamó Benegas perplejo-. ¡Joder, como para no tenerlos con las heladas que están cayendo! ¡Si yo me tuviera que desnudar ahora se me congelaría hasta la sangre! ¡Y otra cosa ya ni te digo! -chiste fácil del inspector, que no desperdiciaba la ocasión.

Frío, como la línea de tus labios fría; frío, como un beso de pecado, que pregonaba la copla aquella de los sesenta, escrita expresamente para la hija de la Piquer. Benegas no dejó de canturrear esas primeras estrofas durante todo el rato que Sampedro condujo rumbo a casa de Susana Vidal. ¡En qué cosas más extrañas reparan y se fijan las mujeres!, se dijo. En qué estaría pensando ahora mismo Blanca, por ejemplo, pensó él a su vez: ¿en matrimonios sin obligaciones?, ¿en las obligaciones que mataron su matrimonio? En un momento dado, miró su reloj y vio la hora que era. Lanzó algo parecido a un bufido. Ciertamente llevaba un día desquiciado, de locos, y a esas alturas de la tarde tenía ya un hambrazo que se caía de espaldas.

(…)

JURADO, Francisco José. En: Benegas. Córdoba: Almuzara, 2009. p. 116

Mi amigo

 

¿Por qué tienes ojeras esta tarde?

¿Dónde estabas, amor de madrugada,

cuando busqué tu palidez cobarde

en la nieve sin sol de la almohada?

Tienes la línea de los labios fría,

fría por algún beso de pecado

beso que yo no sé quién te daría,

pero que estoy segura te lo han dado.

¿Qué terciopelo negro te amorena

el perfil de tus ojos de buen trigo?

¿Qué azul de vena o mapa te condena

al látigo de miel de mi castigo?

Y por qué me causaste esta pena

si sabes, ay amor, ¡Tú bien lo sabes!

que eres mi amigo, mi amigo.

Tienes la línea de los labios fría,

fría por algún beso de pecado

beso que yo no sé quién te daría,

pero que estoy segura te lo han dado.

¿Qué terciopelo negro te amorena

el perfil de tus ojos de buen trigo?

¿Qué azul de vena o mapa te condena

al látigo de miel de mi castigo?

Y por qué me causaste esta pena

si sabes, ay amor, ¡Tú bien lo sabes!

que eres mi amigo, mi amigo.

¡Mi amigo!

5 comentarios

Archivado bajo Karaoke Kriminal

5 Respuestas a “Rocío Jurado – Mi amigo

  1. Al ver el título de tu post he pensado que habías pasado una mala noche

  2. Qué va, qué va. Esto es lo que pasa cuando juntas a dos “Jurados”.

  3. Muy bueno, no lo había visto así

  4. Juradista

    Muy bueno, los Jurado juntos. Muy buena la más grande, jeje

  5. Frankie Jurado

    ¡Jooo, Jabi! Grande lo que has hecho. Y la Jurado, en efecto, la más grande entre las grandes. Gracias mil.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s