De oca a oca, y tiro porque me toca

Oiga, ¿usted ha pensado alguna vez que le gustaría cambiar de vida al precio que fuese?. ¿Ha llegado incluso a la conclusión de que haría cualquier cosa por conseguir sus objetivos?. ¿Es de la gente que se ha dado cuenta que al final, lo de que el fin justifica los medios es el pan nuestro de cada día y que cuanto antes te arrimes a ese carro, antes vas a llegar a tu destino?

Pues entonces ya estás tardando en acercarte a una librería o una biblioteca y agenciarte “Hasta nunca, mi amor” un librito muy potente de Massimo Carlotto y que a la postre, ha resultado ser todo un tratado sobre qué pasos hay que dar para convertirse en un auténtico cabrón.

Carlotto nos cuenta una historia muy sencilla. Nos relata las peripecias de un antiguo militante de extrema izquierda que quiere acabar con su antigua existencia y llevar una vida más convencional. Pero lo bueno empieza a partir de ahí, ya que Giorgio Pellegrini (así se llama la perla) no escatimará en medios para conseguir lo que se ha propuesto, y el amigo Giorgio no es que se conforme con llevar una vida sencilla y anónima. No. Él ha decidido que ya ha perdido bastante el tiempo entre sus camaradas italianos y las selvas centroamericanas y que lo que quiere es vivir a todo trapo.

Y es abrir esa compuerta y empezar la descripción de un itinerario de inserción criminal de lo más completo: chantaje, mentiras, alianzas mafiosas, robo, extorsión, asesinato, corrupción…. En la ruleta criminal en la que convierte la vida de Pellegrini es siempre él el que dice lo de “no va más”.

 Es esta una novela que se lee en un pispás, en parte porque no es muy voluminosa, y en parte porque el estilo es tremendamente dinámico y muy directo. Tan directo que la vida de Giorgio resulta un juego de la oca en el que nuestro protagonista va a ir de delito en delito (y tiro porque me toca) salpicado con intensas relaciones con distintas mujeres, sobre todo cuarentonas, la debilidad de Giorgio.

Una novela absolutamente amoral, donde los límites entre el bien y el mal no existen y donde todas las personas son de usar y tirar. Una novela donde lo único que importa es Giorgio, y el muy cabrón se las apaña estupendamente para caer siempre de pie. No importa que pierda de vez en cuando un par de piezas dentales. La cosa es caer de pie.

Massimo Carlotto

Hasta nunca, mi amor

Traducción de Mª Angeles Cabré

Emecé editores, 2011

Anuncios

5 comentarios

Archivado bajo Libros

5 Respuestas a “De oca a oca, y tiro porque me toca

  1. Grande, Carlotto. Y grande El Caimán, aunque en esta no aparezca

  2. Es la única que he leído de Carlotto, y este Giorgio ha resultado un personaje inolvidable. ¡Flor de hijo de puta, si se me permite la expresión!
    Gracias por recordármelo, Terri.
    Abrazos,

    • El amigo Giorgio es un personaje muy conseguido aunque sea un cabrón de tomo y lomo para el que no existe ningún tipo de límite. Parece mentira la cantidad de mala leche que se puede llegar a concentrar en tan pocas páginas, porque la novela es finita de narices.
      Un saludico, Ariel.

  3. Noe

    Yo de Carlotto he leído “Nada, nada más en el mundo”. No es estrictamene negra, pero tiene un lado duro durísimo. Me gustó bastante, aunque la traducción era pésima.

    • Qué tal, Noemí.
      Yo la que comentas no la conozco. Leí hace tiempo “La verdad del Caimán”, que también me gustó, y ahora este desparrame sobre el que he escrito unas líneas. Por lo que he leído en “boquitaspintadas” el periplo azoriense sigue viento en popa, así que te deseo que te lo estés pasando bien y que disfrutes de lo que te queda.
      Un beso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s