Mafia

(…)

Sabía algo sobre la mafia rusa, pero no mucho. La mafia italiana, a pesar de que se la siguiera glorificando en películas y series de televisión como Los Soprano, había sido muy diezmada, y no solo en Nueva Cork, sino en todo el país. Las familias de Cleveland, que contaban con un poder considerable durante los días de la Pizza Connection de los setenta y los ochenta, prácticamente habían desaparecido del mapa. Desde la caída de la Unión Soviética, las mafias rusas se habían convertido en una fuerza mucho más poderosa en el crimen organizado americano. Sabía que el FBI tenía una unidad anticrimen y trabajaba con algunos detectives de la policía de Cleveland, pero yo nunca había sido uno de ellos. Si el nombre de Dainius Belov había llegado a mis oídos en alguna ocasión, estaba claro que no había calado hondo en mi mente.

(…)

KORYTA, Michael. En: Esta noche digo adiós. Barcelona: Random House Mondadori, 2010. p. 68

La imagen, en Flickr, es de joluka

Deja un comentario

Archivado bajo Cuentitos Negritos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s