¡Cubata-lejía, por favor!

¿Te apetece tomarte un cubata de lejía? Pues algo parecido a darle unos tragos a ese combinado es lo que vas a sentir cuando empieces a pasar las páginas de 1974. Eso, o el equivalente literario a que de ten un sartenazo en la cabeza. Hablamos de un libro potentísimo, en el que el autor no te lo pone nada fácil y que transmite una tristeza tremenda.

No busques grandes historias en esta novela. Tampoco intentes encontrar grandes personajes ni sobre todo héroes porque no los vas a encontrar. Esto es un tratado sobre la mala hostia donde deambulan empapados unas veces en lluvia y otras veces en alcohol distintos personajes despojados de casi todo sentido de la compasión, del heroísmo, del pensar en el que tienes al lado. Gente que va a su historia, enmarcados en un paisaje duro, ácido, rápido, húmedo… Una historia de velocidad, alcohol, violencia, extorsión, corrupción, muerte…. y en la que los buenos no están y tampoco se les espera.

Un combinado criminal que aunque la propia estructura y cómo está escrito te animan a leerlo a toda velocidad yo he tenido que leerlo poco a poco, casi casi con pajita, como si el sartenazo del que hablábamos arriba me hubiera dejado la mandíbula, batiente, con fracturas múltiples.

Después de leer las andanzas de esta peña, y sobre todo de su protagonista, triste entre los tristes, primus inter pares en lo que a miseria se refiere… voy a tener que leer con mucha tranquilidad y bien espaciadas las otras tres novelas con las que cuenta esta aclamada serie, Red Riding Quartet.

¡Ah!, el mío con mucho hielo.

¡Salud!

David Peace

1974

Traducción de Manu Berastegui

Alba, 2010

4 comentarios

Archivado bajo Libros

4 Respuestas a “¡Cubata-lejía, por favor!

  1. ¡Bienvenido a Yorkshire, Terri!
    Qué bien pinta tu reseña el clima de por ahí, en el año 1974…
    Ya voy a por “1980”…
    Un abrazo,
    A

    • Ya he visto que has cogido carrerilla. Tengo para leer la de 1977 pero la quiero mirar con tranquilidad, que visto lo visto, este autor te deja sin resuello.
      Un saludico.

  2. Pingback: Shang a Lang – Bay City Rollers | Negra con puntillo

  3. Pingback: Tom Jones – I Can’t Break the News to Myself | Negra con puntillo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s