Iggy Pop – Blah-Blah-Blah

(…)

¿Así que lo que estás diciendo es que el diamante y la pistola que encontramos en tu maleta era para la entrega del domingo?

Si.

Ya.

¿Y qué, si no? —preguntó Sivertsen al cabo de un silencio que empezaba a prolongarse de más.

Harry se cruzó las manos en la nuca, se tumbó en el sofá cama y bostezó.

Como seguidor de Iggy, supongo que has oído el Blah-Blah-Blah, ¿no? Buen disco. Delicioso absurdo.

¿Delicioso absurdo?

Sven Sivertsen dio un codazo al radiador, que resonó hueco.

Harry se incorporó.

Tengo que airear el cráneo un poco. Hay una gasolinera por aquí cerca que abre las veinticuatro horas. ¿Te traigo algo?

Sivertsen cerró los ojos.

¿Escucha, Hole. El mismo barco. Un barco que se hunde. ¿De acuerdo? No sólo eres feo, también eres tonto.

Harry se levantó riéndose.

Me lo pensaré.

(…)

NESBØ, Jo. La estrella del diablo. Barcelona: RBA, 2010. p. 358

Iggy Pop – Blah, blah, blah

Deja un comentario

Archivado bajo Karaoke Kriminal

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s