Los cerrados ojos de la justicia

Con los ojos cerrados es la segunda novela protagonizada por Guido Guerrieri, un abogado Barisino del que es autor el escritor y miembro de la judicatura italiana Gianrico Carofiglio.

Conocí a este autor al leer la cuarta novela de la serie, Las perfecciones provisionales, una novela de precioso título y que me gustó tanto que posteriormente he ido leyendo las otras tres publicadas. Son novelas muy ligeras, que se leen muy fácil y que aunque el protagonista sea un abogado no suelen aburrir con disgresiones jurídicas. Lo jurídico suele ser accesorio salvo puntuales intervenciones del protagonista en las que normalmente se luce.

Guerrieri es un abogado que podría parecer bastante anodino: trabaja en una ciudad no muy grande, no suele participar en casos mediáticos ni demasiado complicados y sin embargo es un hombre con tantas dudas tanto en lo personal, en lo afectivo como en lo profesional, que se hace muy cercano. Lo que sí que caracteriza a este hombre de leyes es que en una sociedad tan inclinada al chanchullo, al atajo, al abuso… y en la que parece que todo vale, él mantiene unos principios morales a los que se agarra ante los vaivenes que le tocan vivir. Bueno, principios morales que también se salta de vez en cuando, tampoco vamos a exagerar.

En el caso que nos ocupa, Guerrieri se mete en un buen lío, ya que una organización que protege a mujeres maltratadas le pide que defienda a una muchacha que ha sido agredida y vive con ellas en una casa-refugio. El problema es que el acusado es miembro de una de las familias más poderosas de Bari y su padre uno de los jueces con los que se tiene que ver las caras el abogado de cuando en vez. Han sido varios los abogados que han declinado amablemente no participar en la defensa de la muchacha pero Guerrieri, en uno de sus arrebatos de dignidad, acepta.

Os dejo con el mejor boxeador de los abogados de Bari en el que hasta la fecha ha sido su caso más difícil y seguramente el que más me ha gustado. Especial protagonismo tendrá en esta ocasión una monja muy particular, experta en artes marciales, y como siempre, unas interesantes referencias musicales y alguna recetita de cocina, que al abogado Guerrieri le gusta de vez en cuando darse un homenaje.

Gianrico Carofiglio

Con los ojos cerrados

Traducción de María Antonia Menini

(Plata Negra)

Ediciones Urano, 2007

Deja un comentario

Archivado bajo Libros

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s