Ensalada de lentejas

(…)

Aunque el restaurante aún no estaba oficialmente abierto, se instalaron en la mesa de costumbre de Lola. Maxime andaba entre los fogones, Chloé ponía los cubiertos en las mesas de comedor. Ni rastro de Jadiya.

—Está en un cásting —explicó Chloé—. Llegará más tarde.

—Tráenos algo de comer —dijo Lola.

—Sú, pero ¿qué?

—Lo que tengas preparado. Y calienta café.

—Por supuesto, doña Lola.

Chloé regreró con dos platos de ensalada de lentejas. No olvidó el vino de la casa.

—Si bebemos, nos caeremos de bruces encima del plato —comentó Ingrid.

—«Comer es una necesidad del estómago, beber es una necesidad del alma» —respondió Lola al tiempo que llenaba los vasos.

 (…)

SILVAIN, Dominique. En: El pasadizo del deseo. Madrid, Suma de letras, 2008. p. 116

2 comentarios

Archivado bajo A Fuego Negro

2 Respuestas a “Ensalada de lentejas

  1. Qué buena novela y qué personajes tan curiosos

    • Pues fíjate que este libro me interesó tras leer un comentario de la tercera novela de la serie en La Balacera. Y sí, está bien pero a mi no me ha acabado de cautivar la pareja de detectives parisinas. El segundo lo tengo a la mitad esperando tiempos mejores. No sé, parece que se me ha atravesado.

      Un saludico, Ricardo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s