The Skids – The Saints Are Coming

(…)

Volvió al cuarto de estar, decidió correr las cortinas y vio que había un coche aparcado en la acera de enfrente, con los faros apagados, pero con el motor en marcha y alguien sentado al volante. Acabó de recoger y luego subió arriba a oscuras. En el dormitorio se acercó a la ventana arrimándose a la pared. Era un coche oscuro, un turismo estilizado. Desde allí no podría ver la matrícula, pero le pareció oír música. Sí, procedía del coche. No le sonaba conocida, pero el volumen aumentó. Un vecino de la casa de enfrente descorrió las cortinas para mirar. Se detuvo un taxi negro del que bajó una pareja. Era evidente que volvían tarde de hacer compras en el centro. La mujer llevaba dos bolsas de compra de aspecto caro. El marido se llamaba Joe Sillars: Fox había hablado con él algunas veces. Llevaban viviendo en la calle un par de meses. Al marcharse el taxi, miraron los dos al coche escandaloso, se dijeron algo, pero decidieron no inmiscuirse. A modo de respuesta, el del coche bajó el cristal de la ventanilla y fox reconoció entonces la canción, The Saints Are Coming, de un viejo conjunto punk llamado The Skids. La había oído en muchas fiestas de joven, pero también la había escuchado no hacía mucho: cuando Glen Heaton la mencionó en un interrogatorio.

«Una canción de la hostia… un canto solidario…»

(…)

RANKIN, Ian. Asuntos internos. Barcelona : RBA, 2010. p. 398

The Skids – The Saints Are Coming

Deja un comentario

Archivado bajo Karaoke Kriminal

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s