El Comisario del Dimitrakos

Esta es la primera vez que escribo sobre Markaris y su comisario Jaritos, pero para llegar hasta aquí hemos tenido que recorrer un interesante camino. Sí. Por que a mi Jaritos no me cayó especialmente bien la primera vez que cayó en mis manos. No recuerdo si primero leí Defensa cerrada o Noticias de la noche, pero el caso es que no me cautivó para nada. Quizá la trama, quizá que yo estaba a otra historia….. quisás, quisás, quisás.

Pero resulta que Jaritos es un personaje al que te vas haciendo según vas leyendo nuevas entregas. Vas comprendiendo que tiene un punto maigretiano muy potente, con una vida muy sencilla, sin grandes estridencias, sin grandes aficiones, sin grandes rasgos que marquen su carácter. Jaritos es pura inteligencia práctica y un hombre que se mueve como un acordeón en sus relaciones con el poder. Está muy cerquita pero intentando poner distancia. Jaritos es sentido común y sencillez.

Un policía al que saca de quicio que le llamen fascista y que no aguanta que le recuerden tiempos en los que la policía a la que él pertenece torturaba y asesinaba al servicio de una dictadura. Un tipo que como única rareza tiene su Dimitrakos, un diccionario con el que va puliendo las palabras que se encentra en sus investigaciones. Un hombre de familia que discute a diario con su esposa, Adrianí, y que normalmente se reconcilia con ella en torno a la mesa. Un policía que en Muerte en Estambul roza la perfección.

En esta ocasión vamos a leer una novela que trasciende de largo lo negrocriminal porque se encuadra absolutamente en plena crisis económica griega. Si ya de por sí este ambiente de desánimo, desconfianza y estupefacción de la población ateniense hubiera marcado cualquier novela que se hubiese escrito, independientemente de la temática, imagínate cómo se va a poner al cosa cuando la historia nos cuenta que hay alguien en Atenas que se dedica a liquidar banqueros, usureros y personajes del mundo de la extorsión financiera.

Te dejo con Jaritos, este buen hombre que cada vez me recuerda más a Montalbano o a Maigret y con Markaris, ese maestro de contarnos con una sencillez apabullante la desgracia por la que atraviesa su país. Y te dejo con una novela para reconciliarte con la lectura, una novela para comprender desde el punto de vista de los que sufren, cómo se ha vivido la crisis en Grecia, una novela para, sencillamente, disfrutar de una buena lectura, de una buena novela.

P.S.: Y te dejo con Del Bosque y sus chicos. Es un locurón la escena en la que la familia Jaritos se pone ante el televisor a vivir la final del mundial de fútbol de Sudáfrica. Ah, y tampoco está mal el razonamiento que le lleva a elegir la nueva marca de su coche. Cosas de Jaritos (bueno, y de Fanis).

P.S. 2: Y como decíamos recientemente en Twitter, lo único bueno que vamos a sacar de la crisis va a ser esta novela y las otras dos que piensa escribir Makaris con la crisis económica como telón de fondo.

P.S. 3: Y es que el que no se consuela es porque no quiere.

Petros Márkaris

Con el agua al cuello

Tusquets, 2011

(Andanzas ; 650-6)

8 comentarios

Archivado bajo Libros

8 Respuestas a “El Comisario del Dimitrakos

  1. Aquí, otro admirador de Jaritos, al que he seguido desde el principio y por orden, leyendo las novelas a medida que se iban publicando, con lo que ya somos como de la familia. Y de acuerdo contigo en lo de Muerte en Estambul, una pequeña joya y tal vez la mejor de la serie

    • Qué tal, Ricardo.
      Me pasa como a ti, que al final Jaritos y su gente son como de casa. Es algo que me pasa también con Markaris. Le he oído y leído últimamente algunas entrevistas y es un hombre que se expresa con ese tipo de sencillez con la que va luego diciendo verdades como puños. Me recuerda bastante a Camilleri en este sentido.
      En otro orden de cosas, me van a dejar un kindle para poder leer las aventuras de Ulises, así que ya te contaré. ¿Es muy distinto eso de editar sólo “en digital”?.

  2. Por lo visto, no soy el único que se encontró de esa forma con Jaritos: empecé “Defensa cerrada” y lo abandoné a las 50 páginas. Pero no para siempre: volvió por un tiempo a mi pila de pendientes, donde aún permanece. Seguramente, no era nuestro momento, pero ya llegará…
    Abrazo grande, y que tengas un muy buen 2012, Terri.
    A

    • Qué tal, Ariel.
      A lo mejor es que hay autores que tienen su momento y hay que agarrarlo entonces. No sé cuántas veces lo he intentado con Adamsberg, el personaje de Fred Vargas. Pues no le pillo el punto y siempre acabo abandonando la lectura. Mi experiencia con Markaris y Jaritos ha sido de un acercamiento progresivo (y lento) hasta “Muerte en Estambul”, que me pareció un novelón con todas las de la ley.
      A Markaris creo que le van a dar mucha bola en los próximos años porque piensa escribir otras dos novelas de Jaritos con la crisis económica como telón de fondo, así que estamos de enhorabuena los amantes de este autor y este personaje.
      Y para acabar, kamarada, desearte un año 2012 rebueno y que venga plagado de buenas lecturas.
      Un saludico.

  3. Jud

    Jaritos atrapa! el contexto de la situación en Grecia me ha encantado.
    Márkaris es el boss!

  4. A mí Jaritos personalmente no me cae nada bien, pero sus novelas me han atrapado siempre todas y me han hecho descubrir cuánto se parece Grecia a España, especialmente en lo cutre. Yo pensaba que un alfabeto diferente te distinguía en todo, pero no.
    Besos, brother.

  5. Pingback: PIIGGS | Negra con puntillo

  6. Pingback: Banquero – Usurero | Negra con puntillo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s