El espantapájaros

A poco que visites estas páginas de vez en cuando te habrás dado cuenta de que soy un gran fan de Michael Connelly, diría que de todo lo que escriba este hombre incluyendo la saga de su personaje más conocido, el detective angelino Harry Bosch.

Y me ha sorprendido un poco la poca repercusión que ha tenido entre la marea negra la última novela que se ha publicado de Connelly por estos lares, La oscuridad de los sueños. Puede ser que la gran cantidad de títulos negrocriminales la hayan relegado a un lugar secundario, quizá el que este autor publique tanto, vaya usted a saber si será porque el libro no lo protagonizaba Bosch…..

Porque esta novela no está protagonizada ni por su detective estrella ni por el abogado que últimamente colma la atención de su autor, el abogado del Lincoln, Michael Haller, sino que Connelly recupera a uno de sus primeros personajes; alguien que ya protagonizó hace años “El poeta”, y que de manera tangencial ha aparecido en alguna otra aventura, el periodista Jack McEvoy. El plumilla contará además con la inestimable ayuda de otro personaje mítico de Connelly, la investigadora del FBI Rachel Walling.

A mi me ha gustado bastante esta novela. Para empezar, porque es una historia muy entretenida que como es habitual en Connelly va a ir muy pegada a la actualidad, y es por eso que tendrá su importancia tanto la crisis de los periódicos como medio de comunicación tradicional, como el uso de las nuevas tecnologías, en este caso en su vertiente más cabrona, la que supone que el que controla la tecnología tenga la capacidad y el poder de joderte la existencia.

 Pero personajes que están como un cencerro al margen, me ha encantado ver que Connelly disfruta contándonos las anécdotas y los entresijos de un periódico, como cuando él mismo trabajaba en el Times. Es un tanto extraño que este prolífico autor se haya tenido que trabajar las comisarías para conocer la cara B de las comisarías y el lado oscuro de los investigadores o los juzgados para contarnos las triquiñuelas que utiliza su abogado y no haya aprovechado más y mejor sus amplios conocimientos del mundo del periodísticos para darle más empaque y protagonismo a su periodista preferido. Pero bueno, doctores tiene…

Y no te cuento nada más. Te dejo con La oscuridad de los sueños, titulada originalmente “El espantapájaros”, un título mucho menos poético pero más descriptivo de lo que te vas a encontrar entre las páginas de esta obra. Una novela negra protagonizada por un periodista y una investigadora del FBI escrita con mucho oficio, muy entretenida, y con varios temas que trasversalizan la novela como la crisis económica, el caos reinante en los medios de comunicación, la privacidad en internet…. y hasta la historia de la bala única, de la que no te voy a contar nada para ver si picas y te lees el libro.

 Bang!.

Michael Connelly

La oscuridad de los sueños

Título original: The Scarecrow

Traducción de Javier Guerrero

Roca editorial, 2011

(Roca Criminal)

4 comentarios

Archivado bajo Libros

4 Respuestas a “El espantapájaros

  1. Comparto plenamente la devoción por Michael Connelly, sea cual sea el protagonista escogido y todavía disfruto más con los varios crossover con que nos ha obsequiado y no, todavía no he leído el último y te diré que es porque para mi es un actor refugio: al que acudo después de acumular pinchazos y por ese motivo siempre le doy un libro de ventaja y por eso todavía tengo que acompañarlo a Hong Kong. Cuando saque el próximo será el momento de atacar La oscuridad de los sueños. Ya ves, raro que es uno.

    • Pues me hace ilusión saber que tú también eres otro miembro del “club de fans de Connelly”.
      Yo suelo leer sus novelas más o menos cuando salen pero no me parece ninguna mala idea eso de hacerlo “autor refugio”, alguien al que acudir después de un par de gatillazos literarios.
      Salud y buenas lecturas, Jordi.

  2. uncadaverenmiblog

    Connelly es uno de mis favoritos, pero en mi opinión sus últimas novelas no están a la altura. Pero aunque yo le leo todo, esta novela es un buen ejemplo de que no está en forma. Entre esta y su antecesora (El Poeta) hay un abismo …

    Saludos.

    • Estoy en parte de acuerdo contigo; es posible que ya no volvamos a leer obras tan redondas como “El eco negro”, “Hielo negro” o “El último coyote”. Sin embargo, tanto en “Nueve Dragones” como en ésta última me ha parecido que Connelly intenta volver por sus fueros y presentarnos unas obras que mejoren lo que se nos contaba, por ejemplo, en “El Observatorio”. Ésta en concreto me ha parecido muy entretenida y me ha gustado el Connelly que nos recuerda que conoce como nadie el oficio de periodista. Pero bueno, la verdad es que leo a este hombre con una predisposición tan buena que es posible que en alguna ocasión me cuele un gol. O una goleada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s