Clàrsach

(…)

Aquel día fuimos seis los que nos reunimos en el patio. Donald, yo, Artair, un par de chicos del extremo más alejado del pueblo —Iain y Seonaidh— y Calum Macdonald. Calum siempre me había dado pena. Era más bajito y menudo que el resto y había en él algo débil. Se le daba bien el dibujo, le gustaba la música celta y tocaba el clársach, una pequeña arpa celta, en la orquesta del colegio. También era la víctima propiciatoria de Murdo Ruadh y su banda. Él no decía nunca nada, ni se quejaba, pero siempre lo imaginé llorando hasta dormirse por las noches. Aparté los ojos del desnivel que había en el extremo más alejado del patio para concentrarme en el plan de la incursión en Swainbost, que pensábamos llevar a cabo esa misma noche.

(…)

MAY, Peter. La isla de los cazadores de pájaros. Barcelona: Grijalbo, 2011. p. 81

La imagen, en Flickr, es por scotsmusic

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Cuentitos Negritos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s