Calamares a la romana

Ya contaba, hace ya unos meses, que la primera novela de la serie Gordiano el Sabueso, Sangre romana, me había encantado; así que era de obligado cumplimiento el volver a personarme en la Biblioteca de Ibaiondo para pedir el segundo libro de la serie por préstamo interbibliotecario.

Y una vez que me llamaron para recoger la novela lo primero que compruebo es que en esta ocasión me voy a encontrar a Gordiano unos años más viejo pero instalado en su misma casa de la Subura. Ha mejorado un tanto su situación económica y la novedad que más choca al lector es la presencia como coprotagonista de su hijo Eco, al que conocimos en su anterior aventura y que ya es lo suficientemente adulto como para acompañarle en sus andanzas. Bueno,por lo menos en ésta.

Así, el argumento de esta nueva novela le va a llevar a Gordiano a aventurarse hasta la Crátera, la zona residencial para las personas más ricas de la península itálica, justo a los pies del Vesubio, y donde ha ocurrido una tragedia que si Gordiano no lo remedia puede acabar con la vida de noventa y nueve esclavos.

Y sobre eso básicamente versa esta novela, que conozcamos que para los ciudadanos romanos de la época los esclavos eran poco más importantes que un armario o un par de sandalias. Es también interesante que al mismo tiempo el levantamiento de Espartaco esté en su máximo apogeo, y qué reflexiones al respecto defienden las personas que acogen al Sabueso.

Y en este ambiente tan revuelto vamos conociendo también cómo vivían los romanos de aquella época la muerte y sus rituales, y se nos habla sobre el poder, las apariencias, lo poco que vale la vida de los que nacen o acaban como esclavos…. si bien Gordiano parece al margen de estos estereotipos y se mueve según otros parámetros.

Como en la anterior novela, tendremos ocasión de comprobar el gran trabajo de documentación que realiza Saylor y lo mucho y bien que conoce la sociedad y la época sobre la que escribe. Todo lo cual, revierte en una lectura atractiva, ligera y muy entretenida.

Y en los tiempos que corren, conseguir eso con una de romanos, no está pero que nada mal.

Steven Saylor

El brazo de la justicia

Traducción de María Eugenia Ciocchini

Círculo de lectores, 1998

Deja un comentario

Archivado bajo Libros

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s