Archivo mensual: febrero 2013

Paulino Uzcudun

(…)

Se aseguraba, también, que en Alicante se había ejecutado a José Antonio Primo de Rivera, no se sabía si en represalia por lo de Durruti, en cumplimiento de una pena o porque alguien consideró que la muerte de su fundador minaría la moral de la Falange, que formaba el espinazo de las fuerzas enemigas. Un cacareador explicó que se había desbaratado, además, un complot urdido por elementos facciosos andaluces que pretendían asaltar la prisión y rescatar a José Antonio. El comando lo formarían jóvenes falangistas fogueados, dinamiteros asturianos y, ¡asómbrense!, Paulino Uzcudun, el campeón de boxeo y antiguo aizcolari, que echaría abajo a hachazos aquellas puertas que la prudencia aconsejase no volar por los aires. No sería de recibo salvar a Primo de Rivera del paredón para aplastarlo bajo varias toneladas de cascotes.

(…)

IBÁÑEZ, José Luis. Nadie debería matar en Otoño. Madrid: Espasa Calpe, 2007. p. 247

Deja un comentario

Archivado bajo Cuentitos Negritos

The Beatles – Lucy in the Sky with Diamonds

(…)

Halvorsen carraspeó.

—Tenemos algunas preguntas.

Las preguntas de Halvorsen pretendían contrastar los movimientos de Ragnhild antes de lo ocurrido, averiguar qué hacía en el apartamento de Jon Karlsen y descubrir a posibles enemigos. A todas ellas respondió del mismo modo, negando con un gesto…

Harry buscaba un poco de leche para el café. Había empezado a tomarlo con leche. Seguramente, era señal de que se estaba haciendo viejo. Unas semanas atrás, mientras oía la indiscutible obra maestra de los Beatles Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band, quedó algo decepcionado. También había envejecido.

(…)

NESBØ, JoEl Redentor. Barcelona: RBA, 2012. p. 329

1 comentario

Archivado bajo Karaoke Kriminal

Aznar

(…)

Monroy se levantó.

—Bueno, voy a ir al cajero y te llevo la pasta al taller.

—Hombre, prisa no hay.

—Claro —dijo Monroy—. Pero mejor lo hago ahora, por si luego me lío. Además, así saludo a Dudú.

—Está bien —repuso el Chapi, levantándose a su vez. Pero, antes de irse, volvió sobre sus pasos y le preguntó—. Oye, Monroy, ¿te sabes el chiste de la viuda de Aznar en el entierro de George Bush?

—No —respondió Monroy.

—Yo tampoco. Pero empieza de puta madre, ¿no? —concluyó el Chapi cagándose de risa mientras salía del bar en dirección al taller.

(…)

 RAVELO, Eladio: Tres funerales para Eladio Monroy. Barcelona: Zeta, 2011. p. 230

La imagen, en Flickr, es de Brocco Lee

5 comentarios

Archivado bajo Cuentitos Negritos