Flecha de plata

(…)

-Este es el lugar, Ben. Aquí se desembarazaron del cuerpo. Les venía de paso saliendo desde la ciudad y no hay ningún otro sitio mejor. Sobre todo de noche.

A Ben no le pareció descabellada aquella suposición. Ni mucho menos. El nombre de Koquabit, según aseguraban los filólogos locales, procedía del vocablo navajo K’habe-bik-eeshachi, que significa “flecha de plata”, una bella descripción de la geografía del lago, cuya forma recuerda la punta de una flecha, con lengüetas y todo. Incorporada a él, había una pequeña laguna, conocida como La Cala, configurada en forma de cuña, a la que se unía el astil. Junto con el Lowry Run, que vertía en La Cala, formaba una especie de saeta. Entre La Cala y el lago había un profundo estrecho, de unos doscientos metros de anchura. Era el sitio donde se alzaba el puente al que acababan de llegar. Según acababa de decir ella, era sin duda el punto adecuado para hacer desaparecer un barril de cemento. Al menos para una cuadrilla de truhanes asustados que sólo querían terminar pronto su trabajo y huir.

(…)

CAIN, James M. Ligeramente escarlata. Barcelona: RBA, 2009. p. 62

La imagen, en Flickr y con licencia Creative Commons, es de caro77

Deja un comentario

Archivado bajo Cuentitos Negritos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s