Archivo mensual: abril 2014

Neil Diamond – Girl, You’ll Be a Woman Soon

(…)

Lorraine acabó de servir la cerveza y se fue paseando —ella nunca caminaba, sino que paseaba— hacia la esquina de la barra en la que guardaba el mejor material. Broome se removió un poco en el taburete. Había cola frente al bufet. Una auténtica cola para la comida. En el escenario, una chica bailaba con el entusiasmo propio de un paciente en coma. Sonaba por los altavoces la vieja canción de Neil Diamond Girl, You’ll Be a Woman Soon.

Lorraine le acercó un vaso:

—¿Qué puedo hacer por usted, señor inspector?

—¿No se te ocurre nada?

Lorraine arqueó una ceja.

—Supongo que no habrás vuelto para un segundo asalto.

—Ojalá.

—Embustero.

(…)

COBEN, Harlan. Quédate a mi lado. Barcelona : RBA, 2013

Deja un comentario

Archivado bajo Karaoke Kriminal

Dire Straits – Tunnel of Love

(…)

—Huy, ¿cómo me has llamado? Eso hacía mucho tiempo que no lo oía… ¿Es que volvemos a empezar? Ni loca, inspector, que yo lo pasé muy mal. Antes que nada tendrías que hacer un curso de altruismo, a ver si se te pasa ese egocentrismo que arrastras a todas partes.

—Mira, Leire, dejémoslo. Hemos dicho amigos; pues eso, solo amigos. Procuraré no volverte a llamar princesa.

Al filo de la medianoche la música se elevó unos decibelios y cambió radicalmente de registro. Ahora sonaba Tunnel of Love, de Dire Straits, y el local estaba lleno a rebosar. Pidieron unos sándwiches y una segunda ronda de gin-tonics y margarita. Leire adoptó una posición de seriedad. No quería que el cóctel subvirtiera sus emociones.

—¿Cómo y dónde mataron a Krugman?

(…)

SANCLEMENTE, José. Tienes que contarlo. Barcelona, Roca, 2012

Deja un comentario

Archivado bajo Karaoke Kriminal

Caleb Meyer – Gillian Welch & David Rawlings

(…)

—¿Estás seguro de que no deberíamos subir un poco la temperatura? —dijo Bjørn Holm tiritando y arrebujándose en la chaqueta de cuero—. Cuando salió el Amazon, se hizo famoso porque tenía una calefacción cojonuda.

Harry negó con la cabeza y miró el reloj. La una y media. Llevaban más de una hora sentados en el coche de Bjørn Holm, delante del apartamento de Katrine. La noche era de un azul grisáceo y las calles estaban vacías.

—Originalmente, era blanco California —dijo Bjørn Holm— Color Volvo número 42. El anterior propietario lo pintó de negro. Ahora se considera un clásico y esas cosas. Solo pago 365 coronas de impuestos de circulación anual. Una corona al día…

Bjørn Holm se calló cuando vio la mirada de advertencia de Harry y subió el volumen de David Rawlings y Gillian Welch, que era la única música moderna que tenía ganas de oír. La había pasado de un cedé a una casete, no solo para poder reproducirla en el radiocasete que había instalado en el coche, sino porque pertenecía al reducidísimo pero perseverante grupo de melómanos que opinaban que el cedé nunca había logrado reproducir ese sonido único y cálido.

(…)

NESBO, Jo. El muñeco de nieve. Barcelona : RBA, 2013

Deja un comentario

Archivado bajo Karaoke Kriminal

Soweto Gospel Choir – Amazing Grace

(…)

Sonrió como por obligación y lo dirigió hacia un sendero de losas que conducía desde el garaje a la entrada lateral de la vivienda. La puerta estaba abierta. Dentro, la casa parecía muy vieja, pero meticulosamente cuidada, con los techos bajos para conservar el calor y vigas talladas a mano típicas del siglo XVIII. Estaban de pie en medio de la cocina donde destacaba una enorme chimenea, así como un horno de gas de cromo y esmalte de la década de los treinta. Desde otra habitación llegaban los compases inconfundibles de Amazing Grace interpretada con una flauta.

(…)

VERDON, John. No abras los ojos. Barcelona: Roca editorial, 2011. 

Deja un comentario

Archivado bajo Karaoke Kriminal