Camarón y Paco de Lucía por Bulerías

(…)

Salí de casa escoltado por Manuel que me señaló un aparatoso Mercedes de color crema aparcado en un paso de peatones. El tipo conducía con la misma tranquilidad que si las calles fuesen suyas. Y dudo que por el barrio alguien se atreviese a discutírselo.

—Supongo que tú sabes para qué quiere verme el Tío.

—Sí. —Pero no me lo vas a decir.

—No. —¿Tiene música este cacharro? —La música que pudiera tener aquel coche me importaba bien poco, pero mientras siguiese hablando evitaría que los dientes me castañeteasen. El gitano me dirigió la misma mirada sorprendida que le hubiese dirigido a un geranio que le preguntase la hora, luego apretó un botón del tablero y la voz desgarrada del Camarón de la Isla inundó el habitáculo del Mercedes. Ultima tecnología en sonido para una música primaria, elemental.

(…)

 GUTIÉRREZ MALUENDA, Luis. Un caniche blanco muerto. Literaturascomlibros, 2012