Archivo mensual: octubre 2015

Billy Paul – Me And Mrs Jones

(…)

Strange no respondió. Subió el volumen del radiocasete y cantó por lo bajini.

We both know that it’s wrong, but is much too strong, to let it go now…

—Ésta la conozco —dijo Quinn—. El tío se está tirando a una casada, ¿verdad?

—Es algo más sutil que eso. El señor Billy Paul justificó toda su carrera con este single que oye. Me alegro de haberla grabado antes de perder mi colección de discos. Tuve que tirarlos todos después de que me reventaron las cañerías hace unos años.

—Seguro que los puede comprar en CD.

—Tengo reproductor, pero me gustan los discos. (…)

(…)

PELECANOS, George P. Mejor que bien. Barcelona: Diagonal, 2002.

Deja un comentario

Archivado bajo Karaoke Kriminal

Tom Jones – I Can’t Break the News to Myself

(…)

Amanecer en Doncaster Road.

Aparqué el Viva en el aparcamiento de detrás del Café y Motel de Redbeck. Lo dejé entre dos camiones y me quedé escuchando a Tom Jones cantando I Can’t Break the News to Myself en Radio 2. Eran las cinco menos diez cuando crucé los baches del pavimento para ir a los lavabos.

Los lavabos apestaban y el suelo de baldosas estaba cubierto de meadas negras. El barro y la tierra se me habían secado sobre la piel, que ahora tenía un tono rojo pálido debajo del polvo. Abrí el grifo del agua caliente y hundí las manos en agua fría como el hielo. Me eché agua en la cara, cerré los ojos y me pasé las manos mojadas por el pelo. El agua parduzca corrió por mi cara y me salpicó la chaqueta y la camisa. Me eché más agua en la cara y volví a cerrar los ojos.

(…)

PEACE, David. 1974. Barcelona: Alba, 2010. 

Deja un comentario

Archivado bajo Karaoke Kriminal

Quiebra

(…)

«Quiebra: f. 1. Suspensión, impago de una deuda, cancelación judicial de una deuda impagada. / 2. bancarrota, esp. declarada o debida al fracaso de la empresa. / 3. Quiebra moral, fracaso: la quiebra de las políticas de protección.»

Ninguna de las tres acepciones puede aplicarse al caso de mi consuegro. No se ha declarado en bancarrota, simplemente no consigue hacer frente al pago de sus impuestos, que le caen encima como un aguacero.

La única acepción que guarda alguna relación, no ya con Pródromos sino con todos nosotros, es la tercera: «Quiebra moral, pérdida de poder, fracaso». El país entero ha perdido su poder frente a los «colaboradores», como los llama Zisis, y a los tentáculos que tienen dentro de la policía. Se hacen con nuestros números de teléfono, sus matones apalean a nuestros hijos y sus amiguetes de la policía se ríen, pero, cuando les pedimos cuentas, se apostan en la calle y nos amenazan. Eso es una auténtica «pérdida de poder», acompañada de la dichosa «quiebra moral».

(…)

MÁRKARIS, Petros. Hasta aquí hemos llegado. Barcelona : Tusquets, 2015

Broken Piggy Bank

La imagen, en Flickr y con licencia Creative Commons, es de 401(K) 2012

Deja un comentario

Archivado bajo Cuentitos Negritos

Velvet Underground and Nico – Venus in furs

(…)

Fue un encuentro sexual duro, animal, y después se subió encima de mí y volvimos a follar.

Me quedé dormido hasta la una y media, cuando me sacudió con fuerza.

—Mi marido vuelve del turno de noche a las dos —dijo—. Vístete y sal zumbando de aquí.

—¿Es en serio?

—Es soldador de planchas; si te ve te parte en dos trozos, pequeño, así que márchate.

Para volver a casa tuve que caminar ocho kilómetros bajo la lluvia.

Cuando llegué al 113 de Coronation Road estaba hecho migas. Me quité corriendo la ropa mojada, encendí la estufa de parafina de arriba y puse a Velvet Underground y Nico. Llevé la aguja hasta Venus in furs y apreté el botón de repetir. Cuando la viola loca de John Cale y la guitarra eléctrica de Lou Reed entraron a tope, me fui a la librería a buscar la Enciclopedia de Arte de la Britannica y recorrí los siglos hasta llegar al cuadro de Orfeo en los Infiernos de Jan Brueghel el Viejo. Me tumbé delante de la estufa mientras caía la lluvia y el viento azotaba las ventanas del cuarto de baño. Contemplé el infierno de Brueghel: diablos voladores, hogueras, almas atormentadas y en primer término dos damas con preciosos ropajes.

Me quedé allí tumbado dejando que los minutos me resbalaran por encima. Los minutos. Las horas. Toda la eternidad. Pensé en Orfeo en busca de su amada por los reinos de Hades. Pensé en Laura y en Heather. Pensé en Tommy y Walter. Busqué algún significado. Pero no había significado. Era un sinsentido. Todo ello. Había método pero no claves. Todos jugaban con nosotros, nada más, pensé. Y entonces, exactamente a las tres de la mañana, otra vez se fue la luz.

(…)

McKINTY, Adrian. Cold Cold Ground. Madrid : Alianza, 2013. 

Deja un comentario

Archivado bajo Karaoke Kriminal

Gazpacho de fresa

(…)

Se acercaba la hora de comer. Decidí dejarme caer por el hotel de los líos para ver si podía enterarme de más cosas acerca del poeta perdido. El Madrid tiene una de las ofertas más variadas de la ciudad en su menú. Media docena de primeros y otros tantos segundos para elegir. En la pizarra blanca de la entrada estaban los platos escritos con una caligrafía algo infantil en rojo unos y en negro los otros. Opté por un gazpacho de fresa y bistec de hígado. Una copa de vino de la casa y pan de puño con matalahúva redondearon el almuerzo. Me atendió un camarero ya curtido en años y en socarronería que desplegaba la guasa por entre las mesas del salón, la mayoría de las cuales estaban ocupadas por turistas sonrosados y bochincheros que bebían cerveza como si fuera agua del grifo. El camarero, que atendía por Arturo, encontró pie para mezclar los idiomas al tuntún. Pasaba del castellano al inglés chapurreado y de éste a un alemán rudimentario como quien juega al tejo, haciendo filigranas a la pata coja. Puse atención por si sonaba la flauta del francés pero, por lo escuchado, Arturo no lo dominaba. Lástima. Me hubiera venido de perlas para descifrar los correos.

(…)

CORREA, José Luis. El verano que murió Chavela. Barcelona : Alba, 2014

Y para ilustrar esta receta os dejo dos vídeos, uno de Robin Food, el gazpacho de fresa propiamente dicho, y otro de Víctor Muñoz, uno de mis cocineros preferidos, y que nos explica su versión del gazpacho andaluz.

 

 

Deja un comentario

Archivado bajo A Fuego Negro

Roy Orbison – Only The Lonely

(…)

Olegario piensa en todos esos tertulianos apostados bajo su balcón, mientras él exhibe su miembro y los orina con su líquido sagrado, seguid con las loas, seguid cantando las alabanzas de este triunfo que os ha cogido a todos en fuera de juego, putos esclavos, pesebreros de mierda, Olegario tiene ganas de reír a pesar de que las cuatro rayas le han dejado la encía medio dormida, prefiere acabar con las loas y entregarse a la euforia primaria, esa que sólo le reporta la música. Nadie lo hace mejor que Roy, nadie cantó ni cantará nunca como él. Only the lonely es la melodía perfecta para este viaje, y aunque se trata de una letra muy triste, como casi todas las del fraudulento ciego, a él le produce un regocijo sin fondo. Sólo los solitarios saben cómo me siento esta noche, pero al contrario que Roy yo no estoy triste, yo soy el rey de este mundo que me rinde pleitesía y al que rocío de acordes que parecen construidos con pedazos de nubes. Pobre Roy, siempre tuvo más talento que Elvis, cantó mejor que él, pero nunca lo dejaron, siempre ahí, en segundo plano, aplastado por el hortera de las chaquetas con flecos. Pero tú eres el verdadero rey, como el propio Ole esta noche, el rey de las melodías cálidas y amorosas, el rey de un pentagrama infinito que se extiende sobre él como una madeja zigzagueante a la que no se le ve el fondo, sobre esa madeja va avanzando el Lexus, porque la sierpe eterna es la carretera, que es también la noche.

(…)

RUIZ GARCÍA, Daniel. Todo está bien. Barcelona : Tusquets, 2015.

1 comentario

Archivado bajo Karaoke Kriminal

Préstamo

(…)

«Préstamo. m. 1. Dinero o valor que se toma para su futura devolución con intereses. /2. Crédito indigno y amargoso. Tomar en préstamo- contraer una deuda y amanecer con ella- préstamo interno- préstamo externo (el que contraen los estados dentro o fuera de sus fronteras nacionales). 3. Préstamo en lotería (el que otorga el derecho de participación en un sorteo). – Préstamo forzoso (contratación de deuda interior impuesta por el Estado). /4. Acepción legal moderna: convenio heterónomo según el cual se traspasa la titularidad de bienes reemplazables bajo condición de entrega de bienes de valor y cantidad equivalentes. »

Leo la voz por segunda vez y me doy cuenta de que el delincuente que quiere vengarse de los bancos y el Estado griego corresponden a la segunda acepción. Tanto él como Grecia se acostaron sin deuda y amanecieron con ella, y corren, por lo tanto, la misma suerte.

El delincuente, que considera que contrajo con el banco «un crédito indigno y amargoso», ahora tiene sed de venganza. Pero este sentimiento lo comparte toda Grecia: ha contraído un «crédito indigno y amargoso» con el FMI y la Unión Europea. Por eso ahora nos recortan los sueldos y los incentivos y desbaratan nuestro sistema sanitario. El delincuente y el país entero están con el agua al cuello. Por otra parte, el préstamo fue forzoso también para ambos, no en el sentido del Diccionario de Dimitrakos sino porque, sencillamente, no tenían más remedio que recurrir a él.

(…)

MARKARIS, Petros. Con el agua a cuello. Barcelona: Tusquets, 2011. p.172

Dollar after Republicans and Bankers Messed Things Up

La imagen, en Flickr y con licencia Creative Commons, es de Bill

 

1 comentario

Archivado bajo Cuentitos Negritos