Vinnie Jones & Gazza

(…)

Abrí la puerta, encendí la luz y entré. La sala estaba fría, más de lo que debería. Comprobé si es que las puertas correderas estaban abiertas, pero no solo estaban cerradas, sino que las persianas estaban bajadas. Miré a mi alrededor. El palco del señor Al Armani estaba decorado como el interior de un avión privado: gruesas alfombras de color crema, paneles de ébano pulido y un sofá y sillones carísimos de cuero blanco. Seguro que tenía un avión que era igual por dentro. Ocupando una de las paredes había una copia en gelatina de plata de la famosa fotografía de Monte Fresco en la que Vinnie Jones le agarraba las pelotas a Gazza, firmada por ambos jugadores —la fotografía, no las pelotas, claro— y una camiseta de la selección argentina con el número diez, enmarcada y firmada por Diego Maradona. Sobre la mesa, de ébano, había una pila de platos con el borde de oro, una caja con una cubertería de oro, un mechero de sobremesa de oro y varios ceniceros, también de oro. La televisión plana que había en la pared era una Sony de ochenta y cuatro pulgadas, que parecía tan grande como las puertas correderas que daban a los quince asientos que estaban a algo menos de cinco metros de altura de la línea de mediocampo. Todo parecía de la mejor calidad aunque, para mí, el gusto dejaba bastante que desear. No me va la ostentación a lo Bin Laden.

(…)

KERR, Philip. Mercado de Invierno. Barcelona : RBA, 2015

Deja un comentario

Archivado bajo Cuentitos Negritos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s