Pink Floyd – Time

(…)

Contestó el turno de noche en Autisaq y la comunicación se vio interrumpida, como ocurría tantas veces en aquellas latitudes, por retazos de alguna otra transmisión. A Derek le pareció que era el solo de guitarra de «Time», cortesía de Pink Floyd.

Aprovechó la interrupción para pensar un poco. ¿Qué estaba haciendo? No podía llamar así por las buenas y pedir que le pasaran con Edie, porque entonces se iba a enterar todo el poblado. Ella, además, no era vista precisamente con buenos ojos desde lo de Joe, y que la llamaran por radio a una hora intempestiva sólo podía redundar en su descrédito. Además, ¿no había dicho que quería hablarle en privado? Cuando el operador de Autisaq recuperó la voz, Derek le dijo que sólo era una llamada de rutina y que al día siguiente estaría de vuelta en el destacamento de Kuujuaq.

(…)

McGRATH, M.J. Calor helado. Barcelona, Ediciones B, 2011

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s