Archivo mensual: agosto 2016

Tequila con sangrita (versión Jalisco)

(…)

Tequila

 2 tazas de jugo de naranja

 3 cucharadas de salsa tabasco o chile en polvo

 ¼ de taza de jugo de limón

 2 tazas de jugo de tomate

 2 cucharadas de cebolla finamente picada

 2 cucharadas de salsa Worcestershire o inglesa

 3 cucharadas de sal

Mezcle bien los ingredientes, menos el tequila, sazonándolos con sal y pimienta al gusto. Sirva en un vasito tequilero. El tequila se sirve en otro igual, acompañado de una rodaja de limón. La música de Pedro Infante ayuda a la digestión.
La sangrita es una bebida popular nacida en la misma ciudad de Tequila, Jalisco. Fue a principios del siglo XX cuando se originó entre los ricos hacendados que cultivaban el maguey, de donde se destila este mezcal. Creada por la viuda de Romero, la sangrita sirve para quitarse el fuerte sabor alcohólico del tequila y así poder catarlo.
Con el tiempo se convirtió en acompañante obligado del tequila. El lado femenino de este. Se toma un sorbo de tequila, luego uno de sangrita. Pocas bebidas se mezclan tan bien en la boca. Esta es la mejor.
(…)

HAGHENBECK, F.G. Trago amargo. Barcelona : Roca editorial, 2009

Deja un comentario

Archivado bajo A Fuego Negro, Karaoke Kriminal

America – A Horse With No Name

(…)

Ray accedió a internet y entró en una determinada web. Tecleó un nombre de usuario y una contraseña, clicó en algunas carpetas y luego le devolvió el portátil a Broome. Había ochenta y siete fotografías. Empezó por la última, la que Ray le había enviado de incógnito. Algo le llamó la atención de inmediato. Las primeras eran lo que podría definirse como paisajes pictóricos, con la excepción de que había algo en el encuadre que aportaba un matiz de melancolía. En la mayor parte de los casos, los paisajes te hacen anhelar los espacios amplios y la soledad. Pero estos eran adustos, solitarios, deprimentes… Aunque interesantes, ya que ese era claramente el estado de ánimo del fotógrafo en el momento de pulsar el disparador. Broome siguió clicando en las fotografías. Por algún motivo, le vino a la cabeza aquella estúpida estrofa de la canción A Horse With No Name: «Había plantas y pájaros y rocas y cosas». Eso venía a resumirlo todo. Broome había confiado en encontrar… ¿Qué, exactamente? Lo ignoraba. Pistas. Pero lo único que veía eran fotografías, tan anodinas como creativas y conmovedoras, del lugar en el que un hombre perdió el corazón y otros habían perdido… ¿Qué, una vez más?

(…)

COBEN, Harlan. Quédate a mi lado. Barcelona : RBA, 2013

Deja un comentario

Archivado bajo Karaoke Kriminal

Gladiadores

(…)

-Aún deben de estar combatiendo los gladiadores -dije entornando los ojos para distinguir lo que ocurría en el circo.

-Alexandros tiene muy buena vista -dijo Olimpia-. ¿Qué ves?

-Sí, son gladiadores -dijo protegiéndose los ojos con una mano-. Tiene que haber habido ya varios combates porque veo charcos de sangre en la arena. Ahora hay tres combates a la vez: tres tracios contra tres galos.

-¿Cómo lo sabes? -preguntó Olimpia.

-Por sus armas. Los galos llevan largos escudos combados, espadas cortas, torques en el cuello y cascos con plumas. Los tracios pelean con escudos redondos, dagas largas y curvas, y cascos sin visera.

-Espartaco es tracio -dije- y sin duda Craso los eligió para que la multitud se desahogara con ellos. Si caen, no podrán esperar compasión de los espectadores.

(…)

SAYLOR, Steven: El brazo de la justicia. Barcelona : Círculo de lectores, 1998.

Gladiador ...

La imagen, en Flickr y con licencia Creative Commons es de Joàn Abella.

Deja un comentario

Archivado bajo Cuentitos Negritos

R.E.M. – Losing My Religion

(…)

Nos quedamos así un buen rato, sin mirarnos en ningún momento a la cara. Pensé sin que ella hubiera dicho u hecho nada, que de su mano parecía brotar una corriente pura de dolor.

—Hay un disco —dijo ella, volviéndose hacia mí sin previo aviso— que escucho a menudo desde hace años. No estoy segura de que sea beneficioso escucharlo. Pero lo hago a pesar de todo.

Yo también me volví.

—¿Qué disco?

Out of time, de los R.E.M. ¿Lo conoces?

Pues claro que lo conozco. ¿Con quién te crees que hablas, monja?

No lo dije así. Me limité a hacer un gesto con la cabeza para decir que sí, lo conozco.

—Hay una canción…

Losing my religión.

Entornó los párpados y después dijo que sí.

—¿Sabes qué significa Losing my religión?

—Al pie de la letra, “perdiendo mi religión”. ¿Significa alguna otra cosa? —pregunté.

Losing my religion es una expresion coloquial. Significa algo así como ya no poder más.

La mire sorprendido. Me habría esperado todo de ella menos algo como aquello. Aún la estaba mirando sin saber qué decir cuando su rostro se acercó más y más hasta que ya no conseguí distinguir los rasgos.

(…)

CAROFIGLIO, Gianrico. Con los ojos cerrados. Ediciones Urano, 2007.

Deja un comentario

Archivado bajo Karaoke Kriminal

Arroz con leche

(…)

Sarito insistió tanto y el caldo de papas olía tan bien que Monroy no pudo resistirse a la invitación. Almorzaron los tres, los dos ancianos y él, en el comedor, con profusión de bromas y queso tierno recién traído de Fuerteventura por el hijo de Paco Nieves, que iba allá por negocios dos veces a la semana.

El ex marinero terminaba ahora la segunda taza de arroz con leche, con un aire de fruición que ponía en su semblante la expresión de un niño.

—Ay, cómo me gusta verte comer, querido —dijo Sarito, poniéndole una mano en el hombro—. Si quieres más, hay más, ¿eh?

Monroy la miró con pánico.

—Sarito, me vas a reventar… Si ya estoy embostado.

Paco Nieves rió todo lo estruendosamente que sus pulmones se lo permitieron.

—Pero, mi niño, si no has comido nada… —insistió Sarito—. Ese cuerpo lo tienes que llenar.

—Sarito, te lo juro: no me cabe ya ni una peladilla. Ella enarboló una sonrisa mientras se levantaba.

—Bueno, un cafecito sí —propuso.

—Ah. Eso sí.

(…)

RAVELO, Alexis. Solo los muertos. Las Palmas de Gran Canarias : Anroart, 2008

 

Deja un comentario

Archivado bajo A Fuego Negro

Clifton Chenier and The Red Hot Louisiana Band – Jolie Blonde

(…)

Invité a Annie a cenar y cocinamos unos bistecs en mi brasero japonés que después nos comimos debajo de la sombrilla, al anochecer. Al oeste, el horizonte estaba encendido por el reflejo de la puesta del sol. Las nubes se tornaron color púrpura y, finalmente, pudimos ver las luces de la ciudad en el cielo oscuro. A la mañana siguiente, hice cien abdominales, levanté unas pesas livianas durante una hora mientras escuchaba una y otra vez la antigua grabación original de La jolie blonde, de Iry LeJeune, preparé una lista de comestibles y, tras ello, le pedí al muchacho que vivía en la playa que prestara atención al teléfono mientras iba al banco y pedía prestados tres mil dólares con mi casa flotante como aval.

(…)

BURKE, James Lee. La lluvia de neón. Barcelona : RBA, 2012

Deja un comentario

Archivado bajo Karaoke Kriminal

Efecto del observador

(…)

¿Qué me dice de él? ¿Sabe que ha sido descubierto?

—Rotundamente no, Herr director. Tengo la sensación de que se cree inmune a la detección. Sus actos indican cierta arrogancia. Y mis consolidadores son expertos en vigilancia encubierta. No sabe que lo estamos observando, estoy seguro.

—¿Ha oído hablar del «efecto del observador», Bädorf?

—La verdad es que no, Herr director.

—Es un concepto de la mecánica cuántica, surgido de la observación de las partículas subatómicas: la observación en sí misma modifica el comportamiento de la partícula observada. —El director examinó mucho rato la imagen de la pantalla—. Es fundamental que no sepa que andamos tras él. Y nadie, aparte de los integrantes del equipo de vigilancia, debe estar al corriente del asunto. ¿Se da cuenta, Bädorf, del peligro en el que nos ha puesto este individuo con sus actos? ¿Del peligro en el que ha puesto al proyecto entero?

(…)

RUSSELL, Craig. Miedo a las aguas oscuras. Barcelona : Roca, 2014

Observer

La imagen, en Flickr y con licencia Creative Commons, es de hartwig HKD

Deja un comentario

Archivado bajo Cuentitos Negritos