The B-52’s – Love Shack

(…)

–Trabajas en el Aphrodisiac, ¿verdad? – preguntó King.

Lulu se sorprendió.

–Sí. ¿Cómo lo sabes? – Esbozó una sonrisa-. No me digas que has estado allí.

King le devolvió la sonrisa. –Sí, una vez, hace años.

–Cuando fui a trabajar allí era más que nada una casa de putas. Entonces se llamaba Love Shack, ¿sabes?, por la canción de los B’52. Pero yo le veía más posibilidades. Con los años lo he convertido en un buen club. Sí, todavía hay bailarinas y esas cosas, pero eso no es más que una sección, lo que se conserva del original. Júnior hizo buena parte de las obras de renovación. Tendríais que ver cómo ha quedado, columnas de madera, bonitas molduras, cortinas elegantes y paredes empapeladas. Tenemos un restaurante muy bueno, con mantelerías y vajilla de porcelana, sala de billar y un lugar para jugar a cartas, una sala de cine y un bar de primera con una zona acondicionada especialmente para que los hombres fumen puros. Además, acabamos de abrir un club para los empresarios locales. Un lugar para relacionarse, ya sabéis. Tenemos acceso a Internet, un centro de negocios. Los ingresos aumentaron un ochenta y seis por ciento el año pasado y fue el mejor de los últimos diez. Además he insistido para que cambien el nombre por algo un poco más…

–¿De mejor gusto? – sugirió Michelle.

(…)

BALDACCI, David. El juego de las horas. Barcelona : Ediciones B, 2005

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Karaoke Kriminal

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s