Joni Mitchell – River

(…)

–Repite lo que recitó June Habersaat frente a su casa, Assad.

Assad hojeó el bloc de notas.

–No lo escribí en el momento, pero creo que era algo como: «Me gustaría tener un río por el que poder escapar patinando. Pero aquí no nieva, todo está siempre verde».

Dirigió a Hardy una mirada inquisitiva.

–Es algo así, ¿no?

El rostro de Hardy reaccionó. –Es casi correcto –confirmó–. Solo conozco el texto original, es de Joni Mitchell. Carl lo miró boquiabierto.

–¿Lo conoces?

–Mika, ven a ayudarme, ¿quieres? –pidió Hardy.

Morten se separó con desgana de su musculoso novio. El grupo estaba reunido, y la antigua mamma de la casa volvía a estar contenta.

–¿Cuál era el título, Hardy? –preguntó Mika.

–La canción se llamaba River. La puedes encontrar en la lista de reproducción del iPod. Colócalo de forma que podamos oír todos.

Carl buscó en la red, mientras Mika hojeaba las listas de reproducción, con varios miles de canciones.

–Aquí está –dijo Mika después de buscar un rato–. Joni Mit-Mitchell, River, 1970.

–Sí, esa es –dijo Hardy–. Tiene un comienzo curioso.

Pasaron unos segundos, y se oyeron los primeros compases de Dulce Navidad, con un toque de jazz, algo diferente, pero era Dulce Navidad.

Carl y Assad escucharon con atención. Cuando llegaron a la parte que les interesaba, Assad levantó el pulgar.

Oh, I wish I had a river I could skate away on…

La voz era quebradiza, y el acompañamiento al piano, melancólico. Cuatro minutos de añoranza y carencia.

Carl asintió para sí. Seguro que no era ninguna casualidad que Hardy conociera la canción.

–Mira en alguna web donde analizan canciones, Carl. Lo hacen en muchos foros –propuso Hardy.

Carl escribió el título y miró los vínculos. Con el quinto dio en el blanco.

Leyó lo que ponía.

«Joni Mitchell es canadiense, pero se mudó a California para hacerse hippy y continuar su carrera musical. La canción River habla de pasar las Navidades lejos de casa, en un lugar extraño con gente extraña, sin nieve ni patinaje sobre hielo. La canción, en suma, habla de desear poder dejar detrás todo lo actual para volver a días más sencillos e inocentes.»

Se miraron, hasta que Hardy rompió el silencio.

–Tiene una buena voz, y la canción dice mucho, a mí me va directa al corazón cuando la oigo, espero que lo comprendáis. No sé qué puede significar en este caso, porque no conozco a June Habersaat. ¿De qué habíais hablado antes de que la recitara?

(…)

ADLER-OLSEN, Jussi. Sin límites. Barcelona : Maeva, 2016

 

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Karaoke Kriminal

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s