Mano Negra – Santa Maradona

(…)

Después de la buena nueva, a Ribeyro poco pareció importarle el retraso. Torca pagó los cafés. Antes de regresar a Huertas, se le ocurrió una idea.

—¿Has oído hablar de la Carpeta Blanca?

Ramón Ribeyro no tenía ni idea.

—Nada, un rumor. Olvídalo.

El teléfono de Ribeyro facilitó la despedida. Al parecer, lo llamaban de la redacción. Como tono de llamada sonó el estribillo de Santa Maradona, de Mano Negra: «Fútbol, fútbol, fútbol». Demasiado ruidoso para Torca.

(…)

PÉREZ, Leandro. Las cuatro torres. Planeta, 2014

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s