@loretahur

Llevaba tiempo queriendo hacer un comentario a unas jornadas formativas a las que asistí hace ya unas semanas y que me dejaron un buenísimo sabor de boca.

Las jornadas en cuestión, o curso introductorio lo organizaba el Observatorio Vasco de la Juventud y tenía como título “Redes sociales virtuales: profesionales del 2.0” y si bien en un principio iba a dichas jornadas con bastante escepticismo (es difícil pillar el punto, o te machacan a conceptos técnicos o dices “nada nuevo bajo el sol”), el planteamiento y buen hacer de Lorena Fernández, la encargada de llevar a buen puerto las tres mañanas de curso, hicieron que ese “voy a ver qué me cuentan” un tanto pasotilla se convirtiese en un “oye, ha estado pero que muy bien la historia” entusiasta, que fue lo que comuniqué a mis jefas, compañeros y demás famila.

Me gustó mucho cómo organizó Lorena la historia por varios motivos:

  • Porque era la primera vez oía a alguien hablar de redes sociales para jóvenes desde el punto de vista de una persona joven, y esto, aunque parezca una tontería no es algo habitual ni siquiera en ámbitos en los que esto tendría que darse por supuesto. 
  • Porque en todo momento quedó claro que detrás de todo el despliegue tecnológico que puede acompañar al mundillo de las redes sociales (portátiles, teléfonos de última generación, etc…) lo que importan son las personas que están detrás de esas máquinas.
  • Porque llegados a este punto, en el debate de las redes sociales y el dos punto cerismo, lo que realmente importa son las preguntas que nos hacemos, el por qué hacemos las cosas o el cómo organizamos nuestras identidades digitales o las de las instituciones en las que trabajamos.
  • Porque nos hablaron de falsas verdades en cómo organizan las personas jóvenes su identidad digital y se puso en entredicho la supuesta brecha digital entre nativos y emigrantes digitales.

No me voy a liar con los contenidos (si buceáis un poquillo por el reino de @loretahur seguro que encontráis toda la información) ni os voy a contar las comidas de tarro que sobre este tema tenemos en el curro. No. De toda la avalancha de información que te puedes llevar en tres mañanas de trabajo quiero quedarme con un par de cosillas: que tenemos que pensar mucho antes de iniciar cualquier actuación en el mundillo de las redes sociales, pero por el contrario, que este es un mundo pensado para la creatividad y la innovación, y ahí también entra la experimentación. Posiblemente lo mejor sea ir haciendo e ir pensando. Todo a la vez.

Y no quería dejar de comentar en esta entrada otra cosa que me sorprendió un poco: yo esperaba que en el auditorio la mayor parte del personal fuésemos gente de la red de información juvenil vasca o de asociaciones del entrono del asociacionismo juvenil… pero no. Allí había un montón de personas que venían del mundo de la educación, lo cual me dejó bastante perplejo por dos motivos:

  • Porque pude ver una preocupación grande en el profesorado por cómo dar respuesta a estas nuevas formas de comunicarse entre la gente joven. 
  • Porque los comentarios de este profesorado a veces destilaban un cierto nivel de frustración ante fenómenos como el programa Eskola 2.0 o ante cómo hacía frente la administración a estas nuevas formas de comunicación y de educación. Se hablaba de falta de formación, falta de medios…… a la gente se le veía con interés y con ganas pero preocupada por no poder estar a la altura de las circunstancias.

Y por mi parte, poco más que comentar. Que aprovecho para mandarle un saludo a @loretahur (y de paso caer rendido a sus pies) y que animo al Observatorio Vasco de la Juventud a que siga programando historias tan interesantes y con gente tan buena.

Anuncios

@Yoriento

Conocí a Alfonso Alcántara en un programa de “la 2”. La verdad es que es una frase para quedar muy pero que muy bien. “Oye, que yo veo la dos, ¿eh?” y “Oye, que a mi me va lo de estar al día en todo lo concerniente a la web social, ?eh? 

Y resulta que ninguna cosa de las dos es verdad. Veo la dos muy pocas veces, y lo de la web social y el dospuntocerismo me supera por todos los lados, sobre todo porque creo que soy una persona muy mal preparada para la constante evolución tecnológica que requiere todo esto.

 Y ¿qué hice tras ver a Alcántara en la dos?. Pues suscribirme a su blog. Un hombre que es un gurú de la internet y que encima está especializado en temática laboral, algo en lo que yo también he de esmerarme en mi trabajo aunque de forma tangencial… pues casi era de obligado cumplimiento.

 Pero he aquí mi sorpresa cuando me lo encuentro de ponente en la jornada que organizó la gente del BBT Gasteiz para dar una charlilla sobre identidad digital. Y digo sorpresa porque su exposición me pareció de lo mejor que he oído en los últimos años, y no sólo por lo que nos vino a contar sino por cómo nos lo contó. Creo que este hombre ha hecho de la sencillez y del sentido del humor unas armas (de destrucción masiva, claro está) infalibles para acercar su discurso a personas que en muchas ocasiones ven todo esto de la web social y los twitters y feisbucs algo lejano y complejo.

 Y nada más lejos de la verdad. El mensaje de @Yoriento es bastante sencillo: gestiona tu identidad digital y aprovéchala al máximo como herramienta de acceso o movilidad en el mundo de las relaciones laborales.

 En estos tiempos en los que de tanto hablar de participación, innovación y fomento de la creatividad, estos conceptos se van pareciendo cada vez más a palabras vacías, darse una vuelta por @yoriento, y sobre todo conocer a Alfonso Alcántara, la persona que hay detrás de esa marca, un tío cercano, divertido y que sabe mucho de lo que habla, es casi casi…. una obligación.