El principio de incertumbre de Heisenberg

Hace poco he terminado de ver la tercera temporada de Breaking Bad. Ha sido tal el sopapo que ha supuesto cada una de las temporadas hasta la fecha visionadas que no he querido esperar más para hacer un sencillo comentario sobre lo que me ha parecido hasta la fecha.

A lo mejor te parece un poco extraño que en un blog sobre género negro encuentre acomodo una serie en la que los protagonistas cuando tiran los dados y empieza la partida son el profesor White, un inofensivo profesor de química que da sus clases en un instituto de secundaria y un antiguo alumno, Jesse al que le gusta fumar hierba para ponerse de vez en cuando, pero te aseguro que esta es una serie negrísima, en la que todo va ocurriendo lentamente y en la que tu capacidad de sorpresa va a ser puesta a prueba seguro.

Original, negrísima…. ¿qué más?. Bueno, con un puntillo de humor (negrísimo también) que transversaliza toda la serie. Mira por ejemplo qué forma de empezar un capítulo tan salvaje nos encontramos en uno de los capítulos finales de la tercera temporada. Sonando The Association a todo trapo mientras las imágenes nos cuentan cómo discurre la jornada de Windy, un personaje (muy secundario) de esta esta serie. Dale fuego al volumen que va a sonar “Windy”.

Pero para llegar a este tipo de imágenes y situaciones hay un detonante a partir del cual todo se va complicando: la enfermedad del profesor White, al que le diagnostican un cáncer y que de repente se encuentra con que no va a dejar a su familia desamparada. Una familia compuesta por él mismo, su mujer, Skiler, un hijo adolescente con problemas de movilidad, Walter junior y una criatura en camino.

Con este panorama, al profesor sólo se le ocurre una salida a su situación, ponerse a cocinar metanfetamina (al fin y al cabo, él de lo que controla es de química), para lo que va a necesitar la ayuda de su antiguo alumno Jesse. Ah, que no se me olvie comentar que el cuadro lo completa un cuñado de Walter que trabaja en la DEA, la agencia especial antidrogas estadounidense y que es uno de los personajes más interesantes de la serie (atención a la escena de la tortuga, que bien podría haber sido sacada de “El poder del perro”)

No te voy a contar mucho más. Simplemente, que igual que ellos cocinan el cristal, esta serie se va cocinando poco a poco. Los cambios se producen despacio, y la cara salvaje que todos tenemos dentro va aflorando en estos personajes muy lentamente. Y por eso hay que tener paciencia, ya que hay capítulos de cocción lenta, algo parecido a lo que ocurría en The Wire.

Es esta una serie que te deja pensando en más de una ocasión. Una peli en la que se nos lanzan distintos mensajes, desde el evidente de que ninguno sabemos hasta dónde podríamos llegar si se nos presiona al máximo; o la idea de renacimiento o de qué extraña manera pueden reivindicarse las personas. Nadie sabe qué hay en el fondo de cada persona…

… pero bueno, tampoco es cosa de ponerse trascendentes; y como sabéis que aquí enseguida le hacemos un huequillo a la música, os dejo con la intro del séptimo capítulo de la segunda temporada. Dejad que hablen “Los tigres de Sinaloa” de Heisenberg, ese peligroso contrabandista que está reventando el mercado al otro lado de la frontera con la droga azul.

Ficha (Wikipedia)

Título Breaking Bad
Género Drama/Comedia
Creado por Vince Gilligan
Reparto Bryan Cranston
Anna Gunn
Aaron Paul
Dean Norris
Betsy Brandt
RJ Mitte
Bob Odenkirk
Giancarlo Esposito
Jonathan Banks
Anuncios

Ensayo sobre la torpeza

Si te sueles pasar de vez en cuando por aquí y te ha tocado leer algún comentario “de cine” sabrás que hemos visto unas cuantas serie de las de la BBC y que siempre los comentarios han sido elogiosos. Da lo mismo que hayan sido la primera o segunda temporada de la tremenda Luther, o la aclamada Sherlock. Pues bien, tenía una deuda inaplazable con Wallander, el personaje de Henning Mankell al que a lo largo de seis episodios de hora y media da vida el actor Keneth Branangh.

Y la verdad es que me he encontrado con una serie cuidadísima, en la que se miman hasta los más pequeños detalles. Con unos paisajes y una música espectacular y un equipo de actores y actrices que dan la réplica perfectamente a un Branangh sobre el que recae el protagonismo total de esta serie.

A lo largo de estas historia se nos acerca al Wallander que conocimos en los libros. Un hombre que es un auténtico antihéroe. Un personaje que ha captado perfectamente el espíritu que nos transmitían los libros y que va arrastrando su cansado cuerpo por enorme campos de colza, acantilados interminables y playas imposibles donde cualquiera quisiéramos perdernos.

Un Wallander que a lo largo de los distintos episodios nos da muestra de su torpeza para las relaciones sociales, su vivir para el trabajo o el absoluto fracaso que resulta como padre, como hijo y como esposo. Un Wallander que se relaciona mal, casi a trompicones con su familia, con sus iguales e incluso donde mejor se mueve, en el trabajo, a veces adopta actitudes arbitrarias y cuasi tiránicas.

Un Wallander que esconde, al final del camino, a la persona, que como se puede ver, es bastante caótica. Y todo esto nos lo va contando a través de estos seis episodios donde se van tratando otros temas, como la soledad, las relaciones familiares, los secretos, la xenofobia, la enfermedad, la vejez…..

En definitiva, una serie totalmente recomendable que retrata de manera tranquila, aunque impecable, lo que es Wallander, ese tremendo personaje creado por Henning Mankell del que nosotros no nos podemos olvidar aunque él ya se haya olvidado de nosotros.

  • Titulo: Wallander
  • Titulo original: Wallander
  • Año: 2008 -2009
  • Tipo: Serie
  • Temporadas: 2
  • Duración media: 90 minutos
    País: Reino Unido
    Canal: BBC

Qué miedo dan las personas inocentes

Estaba claro que siendo un fan declarado de Michael Connelly no iba a dejar pasar la oportunidad de ver El inocente, la peli basada en la primera novela de la serie Michael Haller, el abogado del Lincoln, y comentar qué me había parecido. Que yo sepa, esta sería la segunda novela que se lleva a la gran pantalla del novelista de Filadelfia, lo cual es un tanto extraño conociendo el éxito de este autor en Estados Unidos. La primera, Deuda de sangre, fue dirigida y protagonizada por Clint Eastwood, que encarnaba al detective Terry McCaleb, uno de los personajes míticos en la carrera de Connelly, pero como película a mi me decepcionó bastante al hacer una adaptación que al final se cargaba totalmente lo que venía en el libro. De llevar a Harry Bosch al cine, que yo sepa no hay noticias por el momento.

En The Lincoln Lawyer se nos cuenta un caso de Michael Haller, un abogado más de los muchos que se mueven por Los Angeles pero que tiene su negocio bastante bien montado entre defender a bandas de los ángeles del infierno, clientes con problemas gordos con las drogas… y toda actividad paralela que pueda hacer que le llegue un dólar al bolsillo, como comprar cintas de vídeo a periodistas que él mismo ha enviado a los juzgados.

De repente, un día la suerte llama a su puerta al tener que defender a un joven de una adinerada familia en un caso de intento de asesinato. Ningún problema para Haller… si no fuera porque su cliente sólo está dispuesto a declararse inocente. El caso se va complicando cuando Haller comprueba, con horror, que este caso puede estar relacionado con otro que llevó hace años y por el que un antiguo cliente está en la trena.

A mi la peli me ha parecido que está pero que muy bien. Aunque leí la novela hace tiempo, me ha parecido que sigue la historia casi al pie de la letra (imagino que a eso habrá contribuido el ver al autor en los títulos de crédito como coguionista) y los personajes le dan un empaque tremendo a la historia. No era Matthew McConaughey el Haller que yo imaginaba cuando trasteaba con la novela pero me parece que le da bastante credibilidad al personaje. Hasta la banda sonora me ha llamado la atención por los buenos temas que sonaban.

No diría que este sea un thriller legal porque los juzgados no son el eje de la película (la novela es bastante más chapa en este sentido) pero sí que este es un buen thriller con el que pasar un par de horas pateando las calles de Los Angeles siguiendo las andanzas de Michael Haller, el abogado del Lincoln.

Ficha técnica

Director: Brad Furman

Guionistas: John Romano, Michael Connelly

Actores: Marisa Tomei, Ryan Phillippe, Matthew McConaughey

País: Estados Unidos

Duración: 119 min.

Año: 2011

Titulo Original: The Lincoln Lawyer

Web en español: http://www.elinocente.com

Web Oficial: http://www.thelincolnlawyermovie.com

Los datos son de El Mundo.es

El complicado arte de desaparecer

Creo que fue en la Biblioteca de Ibaiondo donde le eché el guante a esta peli, y fue sobre todo porque el protagonista era Forest Witaker, un actor que no es una superestrella jolibudiense al uso y que me gusta un montón. Le he visto en pelis en las que me dejó impresionado como “Juego de lágrimas”, “Bird” o la flipante “Ghost Dog: El camino del samurai”, así que cuando comprobé que el CD de “Testigo protegido” estaba libre me lo agencié para poder verlo el fin de semana.

En esta ocasión Witaker va a liderar un reparto muy solvente en una peli bastante menor, y en la que se nos cuenta en qué consiste realmente el famoso programa de protección de testigos al que en tantas películas y libros hemos oído nombrar. Para ello, vamos a ver cómo el padre de la familia protagonista, (Tom Sizemore) de la noche a la mañana y casi sin comerlo ni beberlo pasa de compartir ñoquis con su pandilla de la cosa nostra a rubricar en un montón de papeles que va a delatar a toda la banda.

Y esa es la gracia de este film; que nos cuenta lo que supone realmente para una familia entrar en dicho programa, lo que supone no volver a ver a los padres, a los abuelos, a los amigos y amigas del instituto… incluso la posibilidad de tener que trabajar en lo que te salga para poder llevar dinero a casa, ya que el programa básicamente lo que hace en este caso es salvar la vida al protagonista y, de paso, a su familia (a cambio de testificar, claro), pero la nueva vida no va a ser un retiro de lujo.

Si piensas que vas a ver un thriller delirante esta no va a ser tu película, ya que se desarrolla en espacios cerrados y se centra sobre todo en las relaciones entre los miembros de la familia que va a entrar al programa, y en cómo se relacionan con el aleccionador, el amigo Forest.

Destacaría también que acompañan al samurai dos actores muy buenos como son Tom Sizemore y Mary Elizabeth Mastrantonio, y que el primero incluso recibió algún premio por su interpretación en esta peli.

Ah, y una cosilla: aquí vais a ver al antiguo Witaker, ya que hace poco tuve ocasión de verle liderando el spin-off de “Mentes criminales” y el muchacho ha adelgazado tanto que se ha quedado reducido a la mitad.

Bueno, que os dejo con esta familia a punto de descarrilar y con Forest Witaker, que intentará durante toda la peli llevarlos a mandamiento. No os digo si lo consigue o no, pero sí os adelanto que vais a ver cómo funciona esto de la protección a testigos desde una óptica bastante más realista de lo habitual.

Luther 2.0

Unos meses atrás, hicimos una encendida alabanza a lo que fue la primera temporada de Luther, una serie puesta en marcha por la BBC hace más o menos un año y que tuvo tan buenas críticas que casi se han visto en la obligación de rodar una segunda temporada. Bueno, una segunda temporada al estilo de las miniseries de la BBC. Así, en esta ocasión han sido cuatro episodios de una hora de duración en los que se nos van a contar dos historias de dos capítulos cada una y una trama paralela que discurre a lo largo de toda la serie.

A mi me sigue pareciendo que la serie está pero que muy bien. Es posible que por algunas razones que veremos más adelante no haya conseguido el efecto devastador de la primera, pero Idris Elba sigue dando vida a un detective que se sigue moviendo espoleado por la ira, muy creíble y que piensa que los escrúpulos morales y la ley son para los demás. Lo suyo es… otra cosa.

Se intenta que Luther siga siendo el personaje atormentado de la primera temporada, y las primeras escenas son un amago de ese deseo… pero no. El nivel de desesperación de la primera temporada queda muy lejos, y en esta ocasión veremos a un Luther más “tranquilo” aunque no por ello menos presionado que en la primera entrega.

Una de las diferencias fundamentales de este Luther es el poco peso que tiene Alice Morgan. No te voy a contar nada de esta chica por si no has visto la primera parte, pero es un personaje muy interesante que le daba de forma magistral la réplica al protagonista en muchos momentos de la primera temporada. Una pena que no le hayan dado más juego a este personaje, uno de esos papeles que hacía que Luther fuera un producto distinto y que hace que en esta ocasión la saga sea algo más predecible y convencional. Algo parecido ocurre con el personaje del novio de su ex, que aquí tiene una corta aparición y que en la primera parte había sido uno de los personajes más importantes e interesantes.

Luther sigue siendo un torbellino. Alguien que no se para ante nada ni ante nadie y que en esta ocasión va a necesitar de la suerte y de que sus compañeros y compañeras le cubran las espaldas costantemente. Vamos aver a un Idris Elba que está tremendo y que asume todo el protagonismo de la acción, más incluso que en la primera temporada. Dicen que el que se vaya a rodar una tercera tanda de episodios de esta serie dependerá en gran medida de la agenda de este gran actor y que pueda hacer un huequillo para la BBC. A ver si hay suerte.

Decíamos hace meses que un huracán recorría la ribera del Támesis. Dirían los meteorólogos que “el huracán ha pasado a ser tormenta tropical”, pero por si acaso, ponte a cubierto, que vuelve Luther.

Atracados por la audiencia

No sé qué pudo pasar, pero ocurrió. Ocurrió que la serie de la que vamos a hablar hoy fue una obra fallida, y eso que contaba con todos los ingredientes para haber sido un producto de éxito. A saber:

  • Un grupo de actores y actrices totalmente creíbles y contundentes, con el gancho añadido de que los protagonistas de Smith sean Ray Liotta, un hombre que aquí aparece bastante recauchutado pero que no por ello deja de ser de fiar, y la igual de solvente y siempre atractiva Virginia Madsen. A ellos habría que unir a Simon Baker (El Mentalista ) y a Jonny Lee Miller (Trainspotting, Eli Stone) entre otros.
  • Un equipo de ladrones creíble y con la suficiente disparidad para desarrollar distintas tramas; desde el jefe que lleva una doble vida y durante el día vende vasos de papel para organizar posteriormente complicados golpes, a la chica, que es una auténtica matahari capaz de cualquier cosa por conseguir sus objetivos. No faltan dos amigos sobre todo preocupados por vivir bien y que dan sus propios golpes de forma paralela. El loco de la electrónica y el que es capaz de arreglar cualquier vehículo a ruedas que le pongan por delante completan el equipo asaltante.
  • Dos policías meticulosos y concienzudos que se van moviendo por todo el país tirando de las pocas pistas que van dejando los integrantes de la banda.
  • Unos robos espectaculares, complejos en su preparación y organizados hasta el último detalle, que van a estar filmados de forma totalmente solvente, tanto los grandes golpes como los trabajillos que organizan los miembros de la banda por su cuenta.
  • Tensión acumulada entre las dos vidas que lleva el líder de la manada; Tensión sexual ente miembros de la banda; Tensión laboral cada vez que se acerca la hora de apropiarse de lo ajeno.
  • Otras historias que se van incrustando en los preparativos de los grandes robos que ayudan a que no decaiga el interés y a conocer mejor a los personajes.

Y con todo eso, la serie fue cancelada al tercer episodio. Luego se ha podido ver hasta el séptimo que es lo que la CBS colgó una vez decidieron que le iban a dar matarile a Smith y su cuadrilla.

Las audiencias, ese cruel barómetro se llevó por delante esta interesante serie, pensada para doce episodios en su primera temporada. Imagino que el ritmo lento con el que se van desarrollando la vida entre golpes o el intentar darles el necesario tiempo y empaque a los personajes fue el desencadenante para que los ejecutivos de la cadena la hicieran saltar por los aires. Cosa curiosa, porque otras series como The Wire mantuvieron su apuesta por ese ritmo tranquilo en el que parece que nunca pasa nada y han acabado siendo consideradas series de auténtico culto.

Y como curiosidad, comentarte que el final, que deja un montón de historias y flecos colgando, es todo un pelotazo. Ya me lo dirás cuando lo veas.

Smith

Título original: Smith

País: Estados Unidos

Fecha de estreno original: 26 de septiembre del 2006

Dirigida por: John Wells (creador)

Guión: John Wells

Reparto: Ray Liotta – Bobby Stevens, Virginia Madsen – Hope Stevens, Simon Baker – Jeff, Franky G – Joe, Jonny Lee Miller – Tom, Amy Smart – Annie

Sangre roja al otro lado del telón de acero

Hacía un montón de tiempo que no me acordaba del investigador Arkady Renko, un personaje ya muy veterano y que empezó con “Parque Gorki” su andadura literaria hace ya unos cuantos años. Ha hecho falta que a raíz del accidente de Fukushima se nos volviesen a recordar las temibles imágenes de lo acontecido en Chernobyl cuando me he acordado del bueno de Arkady. Y me he acordado porque este personaje protagoniza una historia, Tiempo de lobos, en la que la ciudad de Chernobyl, esa ciudad fantasma por la que dicen que se pueden ver incluso ciervos paseando por sus calles, tiene un protagonismo muy importante. 

Estos recuerdos y la reciente reedición de la mencionada Parque Gorki me animaron a ver su versión cinematográfica, una peli del 83 protagonizada por un joven William Hart y por Lee Marvin y en la que se nos cuenta la investigación del Camarada-inspector Arkady Renko de un asesinato en pleno Parque Gorki. Todo un emblema para el sistema soviético. Renko tendrá que nadar entre dos aguas, entre la tentación de querer pasar el caso a la KGB y la necesidad de descubrir a qué responde el asesinato de tres personas en tan emblemático lugar.

La peli nos describe la sociedad soviética pre Perestroika y no deja de ser curiosa tanto la forma de razonar de los miembros de la policía como los coches que llevan, los edificios….. o el simple hecho de que se pasan toda la película encendiendo un cigarrillo tras otro. Como en Mad Men, pero a la soviética. 

Leía hace poco en el blog de Alice Silver, Mis detectives favoritos que la autora de novela negra Alexandra Marinina echaba sapos y culebras cuando se refería a la sociedad que Martin Cruz Smith refleja en sus novelas. Pues sí, seguramente así sea, pero tanto lo que el autor cuenta en la novela como lo que he visto en la película me ha gustado. Me ha gustado y me ha parecido creíble. Bueno, más o menos, que no quiero olvidar que la resolución de la historia es una solución muy a la rusa. Muy soviético, vamos.

Total, que si no has visto Gorky Park ten por seguro que te vas a encontrar con una buena peli . Un buen thriller en el que se mezclan ingredientes de novela negra con otros de novela de espías. Una buena película policíaca que nos habla de la guerra fría y que, claro está, como es hija de la época en la que fue rodada hay que intentar verla con ojos prePerestroikos, intentando entender cómo funciona una sociedad militarizada y en la que el miedo es un vecino más; cómo razona la gente, cómo van sobreviviendo….

A lo dicho, a ver si puedes acompañar a Renko en su recorrido por Moscú para descubrir quién y por qué acabó con las vidas de aquellos tres infelices que habían ido a patinar al Parque Gorky.

Gorky Park

Año: 1983

Director: Michael Apted

Reparto: William Hurt, Lee Marvin, Brian Dennehy, Joanna Pacula, Ian Bannen, Alexander Knox, Ian Mcdiarmid

Guión: Dennis Portter (Novela: Martin Cruz Smith)