El principio de incertumbre de Heisenberg

Hace poco he terminado de ver la tercera temporada de Breaking Bad. Ha sido tal el sopapo que ha supuesto cada una de las temporadas hasta la fecha visionadas que no he querido esperar más para hacer un sencillo comentario sobre lo que me ha parecido hasta la fecha.

A lo mejor te parece un poco extraño que en un blog sobre género negro encuentre acomodo una serie en la que los protagonistas cuando tiran los dados y empieza la partida son el profesor White, un inofensivo profesor de química que da sus clases en un instituto de secundaria y un antiguo alumno, Jesse al que le gusta fumar hierba para ponerse de vez en cuando, pero te aseguro que esta es una serie negrísima, en la que todo va ocurriendo lentamente y en la que tu capacidad de sorpresa va a ser puesta a prueba seguro.

Original, negrísima…. ¿qué más?. Bueno, con un puntillo de humor (negrísimo también) que transversaliza toda la serie. Mira por ejemplo qué forma de empezar un capítulo tan salvaje nos encontramos en uno de los capítulos finales de la tercera temporada. Sonando The Association a todo trapo mientras las imágenes nos cuentan cómo discurre la jornada de Windy, un personaje (muy secundario) de esta esta serie. Dale fuego al volumen que va a sonar “Windy”.

Pero para llegar a este tipo de imágenes y situaciones hay un detonante a partir del cual todo se va complicando: la enfermedad del profesor White, al que le diagnostican un cáncer y que de repente se encuentra con que no va a dejar a su familia desamparada. Una familia compuesta por él mismo, su mujer, Skiler, un hijo adolescente con problemas de movilidad, Walter junior y una criatura en camino.

Con este panorama, al profesor sólo se le ocurre una salida a su situación, ponerse a cocinar metanfetamina (al fin y al cabo, él de lo que controla es de química), para lo que va a necesitar la ayuda de su antiguo alumno Jesse. Ah, que no se me olvie comentar que el cuadro lo completa un cuñado de Walter que trabaja en la DEA, la agencia especial antidrogas estadounidense y que es uno de los personajes más interesantes de la serie (atención a la escena de la tortuga, que bien podría haber sido sacada de “El poder del perro”)

No te voy a contar mucho más. Simplemente, que igual que ellos cocinan el cristal, esta serie se va cocinando poco a poco. Los cambios se producen despacio, y la cara salvaje que todos tenemos dentro va aflorando en estos personajes muy lentamente. Y por eso hay que tener paciencia, ya que hay capítulos de cocción lenta, algo parecido a lo que ocurría en The Wire.

Es esta una serie que te deja pensando en más de una ocasión. Una peli en la que se nos lanzan distintos mensajes, desde el evidente de que ninguno sabemos hasta dónde podríamos llegar si se nos presiona al máximo; o la idea de renacimiento o de qué extraña manera pueden reivindicarse las personas. Nadie sabe qué hay en el fondo de cada persona…

… pero bueno, tampoco es cosa de ponerse trascendentes; y como sabéis que aquí enseguida le hacemos un huequillo a la música, os dejo con la intro del séptimo capítulo de la segunda temporada. Dejad que hablen “Los tigres de Sinaloa” de Heisenberg, ese peligroso contrabandista que está reventando el mercado al otro lado de la frontera con la droga azul.

Ficha (Wikipedia)

Título Breaking Bad
Género Drama/Comedia
Creado por Vince Gilligan
Reparto Bryan Cranston
Anna Gunn
Aaron Paul
Dean Norris
Betsy Brandt
RJ Mitte
Bob Odenkirk
Giancarlo Esposito
Jonathan Banks

Ensayo sobre la torpeza

Si te sueles pasar de vez en cuando por aquí y te ha tocado leer algún comentario “de cine” sabrás que hemos visto unas cuantas serie de las de la BBC y que siempre los comentarios han sido elogiosos. Da lo mismo que hayan sido la primera o segunda temporada de la tremenda Luther, o la aclamada Sherlock. Pues bien, tenía una deuda inaplazable con Wallander, el personaje de Henning Mankell al que a lo largo de seis episodios de hora y media da vida el actor Keneth Branangh.

Y la verdad es que me he encontrado con una serie cuidadísima, en la que se miman hasta los más pequeños detalles. Con unos paisajes y una música espectacular y un equipo de actores y actrices que dan la réplica perfectamente a un Branangh sobre el que recae el protagonismo total de esta serie.

A lo largo de estas historia se nos acerca al Wallander que conocimos en los libros. Un hombre que es un auténtico antihéroe. Un personaje que ha captado perfectamente el espíritu que nos transmitían los libros y que va arrastrando su cansado cuerpo por enorme campos de colza, acantilados interminables y playas imposibles donde cualquiera quisiéramos perdernos.

Un Wallander que a lo largo de los distintos episodios nos da muestra de su torpeza para las relaciones sociales, su vivir para el trabajo o el absoluto fracaso que resulta como padre, como hijo y como esposo. Un Wallander que se relaciona mal, casi a trompicones con su familia, con sus iguales e incluso donde mejor se mueve, en el trabajo, a veces adopta actitudes arbitrarias y cuasi tiránicas.

Un Wallander que esconde, al final del camino, a la persona, que como se puede ver, es bastante caótica. Y todo esto nos lo va contando a través de estos seis episodios donde se van tratando otros temas, como la soledad, las relaciones familiares, los secretos, la xenofobia, la enfermedad, la vejez…..

En definitiva, una serie totalmente recomendable que retrata de manera tranquila, aunque impecable, lo que es Wallander, ese tremendo personaje creado por Henning Mankell del que nosotros no nos podemos olvidar aunque él ya se haya olvidado de nosotros.

  • Titulo: Wallander
  • Titulo original: Wallander
  • Año: 2008 -2009
  • Tipo: Serie
  • Temporadas: 2
  • Duración media: 90 minutos
    País: Reino Unido
    Canal: BBC