Jack Kerouac – On the road

(…)

A los dos días emprendí mi viaje al sur, a mi casa, a mi país. Mi maleta era patética. Tan poco glamorosa que no merecía llamarse maleta: dos botellas de gin, una de Lolly Pratt, una edición gastada de On the road de Jack Kerouac, guayaberas, algunas mudas de ropa interior, traje de baño, mi Colt y la tabla de surf. Manejé desde Venice Beach hasta San Diego. Detuve mi Woody frente a la marina para ver el gran portaviones estacionado. Era enorme. Tuve que dejar escapar un silbido, como los que dejas escapar al alzar la vista frente al Empire State o cuando pasa una morena caderona en East L.A.

(…)

HAGHENBECK, F.G. Trago amargo. Roca editorial, 2009

Piña colada

(…)

2 oz de ron blanco

1 oz de crema de coco

6 oz de jugo de piña, de preferencia fresco

½ taza de hielos

Mezcle los ingredientes en una licuadora, creando frapé. Sírvalo en un vaso alto o en una piña que se usa como copa. Adórnelo con una cereza y una rebanada de piña. El piña colada es un coctel dulce, preferido para ser tomado cómodamente en playas y albercas.

La bebida viene desde 1954, cuando un cantinero de San Juan, Puerto Rico, trató de unir los sabores típicos del lugar en un trago. Nunca imaginó que iba a ser tan internacional. Hoy en día se lo relaciona con cualquier centro turístico que tenga placenteras playas. La bebida fue popularizada por Rupert Holmes al cantar su canción —bastante mala— de Escape The piña colada song.

(…)

HAGHENBECK, F.G. Trago amargo. Roca editorial, 2009