Johnny Cash – Danny Boy

(…)

Gurney pensó que el tono de su discurso estaba cuidadosamente construido, pulido por la repetición; sin embargo, la emoción que transmitía parecía bastante real. El tono de superioridad y los manierismos de Kale habían sido sustituidos, al menos por el momento, por una indignación rígida y justificada.

Entonces, en el silencio abierto que siguió a la diatriba, se oyó desde la flauta de la otra sala la inquietante melodía de Danny Boy.

La música asaltó a Gurney lentamente, de manera debilitante, como si abrieran una tumba. Pensó que tendía que excusarse, encontrar un pretexto para abandonar la entrevista, huir de allí. Habían pasado quince años, y aun así la canción era insoportable. Pero luego la flauta se detuvo. Gurney se sentó, con dificultades para respirar, como un soldado traumatizado por la guerra esperando que se reanude la artillería distante.

(…)

VERDON, John. No abras los ojos. Barcelona: Roca editorial, 2011

Anuncios

Soweto Gospel Choir – Amazing Grace

(…)

Sonrió como por obligación y lo dirigió hacia un sendero de losas que conducía desde el garaje a la entrada lateral de la vivienda. La puerta estaba abierta. Dentro, la casa parecía muy vieja, pero meticulosamente cuidada, con los techos bajos para conservar el calor y vigas talladas a mano típicas del siglo XVIII. Estaban de pie en medio de la cocina donde destacaba una enorme chimenea, así como un horno de gas de cromo y esmalte de la década de los treinta. Desde otra habitación llegaban los compases inconfundibles de Amazing Grace interpretada con una flauta.

(…)

VERDON, John. No abras los ojos. Barcelona: Roca editorial, 2011. 

No abras la boca

Por segundo verano consecutivo, Verdon ha conseguido colocar su libro en esas estanterías donde colocan “los libros más vendidos”. Hay que reconocer el buen trabajo que ha realizado la gente de Rocacriminal con este autor y lo bien editados que están los libros, con unos diseños de portadas de lo más sugerentes y reconocibles.

Ya comentamos cuando leímos el primero, Sé lo que estás pensando que Verdon había constuído una historia con un planteamiento muy potente y original pero que al final había caído en lo previsible y en lo fácil. Además, a mi me parece que al personaje protagonista, el superpolicía David Gurney, le falta atractivo. Bueno, quiero decir que a mi no ha acabado de convencerme ni de engancharme.

Y con estos antecedentes es con los que abrí la segunda entrega de esta serie, una novela sobre la maldad y la dominación sexual que se irá complicando poco a poco y que podrá en serios apuros la integridad física de Gurney. Sin embargo, en ningún momento me he quitado la sensación de que “esta novela ya la he leído otras veces”. Si Verdon en su anterior novela al menos había conseguido cautivarnos con un argumento tremendamente original en esta ocasión la novela es mucho más convencional y todavía mucho más predecible.

Estamos, pues, en mi opinión, ante un thriller veraniego. Bien escrito, efectista y alargagado hasta las “cuatrocientas páginas mínimo” como mandan los cánones. Es de esperar que haya una tercera entrega el próximo verano porque parece que ha funcionado muy bien. Yo me alegro por los editores, pero veo casi imposible que cuando yo abra los ojos el próximo estío, lea la siguiente de Verdon.

No abras los ojos

John Verdon

Traducción de Javier Guerrero

Roca Editorial, 2011

Cuervos

(…)

Dermott parecía divertido.

-¿Cuánto sabe de los cuervos, teniente?

Nardo bizqueó ante la incongruencia.

-Los cuervos son increíblemente estúpidos -dijo Dermott-. Cuando le disparas a uno, viene otro. Cuando disparas a ese, viene otro, y otro. Sigues disparando y siguen llegando.

Era algo que Gurney había oído antes, eso de que los cuervos no dejaban que uno de los suyos muriera solo. Si un cuervo estaba muriendo, otros llegaban para situarse a su lado y acompañarlo. La primera vez que había oído esa historia, de labios de su abuela cuando tenía diez u once años, tuvo que salir de la habitación porque sabía que iba a llorar. Fue al cuarto de baño. Le dolía el corazón.

(…)

VERDON, John. En: Sé lo que estás pensando. Barcelona: Roca editorial, 2010. p. 391

 

La imagen, en Flickr, es de Urijamjari

Nada por aquí, nada por allá

Me regalaron este libro pensando que iba a ser la sorpresa del verano, y que así como en años anteriores las playas y lugares vacacionales se vieron inundados de hombres que no amaban a las mujeres o de perros con poderes, este año ocurriría lo mismo con “Sé lo que estás pensando”.

Y es que la idea inicial es muy buena. A una persona le llega una carta y se le pide que piense un número. Del uno al mil. Entra en el juego y abre un pequeño sobre en el que está escrito el número que acaba de pensar…. y ahí empieza el lío.

La persona a la que le han adivinado el número se acojona y llama a un amigo de la universidad, David Gurney, que es un poli retirado más listo que el hambre y con una hoja de servicio impecable, inmaculada e impresionante. Tchremendo.

La verdad es que el libro es bastante entretenido, que es básicamente lo que yo busco en cuanto paso de la portada, y esta obra está, diría, bien construida y va subiendo el interés y la tensión según vamos leyendo.

Sin embargo, y como ocurre en algunos concursos televisivos, llega un momento en el que se oye el “uac, uac, uac….” y uno esperaría oír el grito entusiasta de Kiko Legrand diciendo “ohhhh, han perdido el coche”. Sí;  hay un momento en el que la novela empieza a ir cuesta abajo y te da la sensación de que lo que viene a partir de ese momento ya lo has visto o lo has leído en otras pelis y en otros libros. Demasiado predecible.

No tengo ningún problema en que me engañe un escritor. Soy de esos lectores que encaran una novela como cuando ves un espectáculo de magia. No voy a pillarle al artista el truco. Me gusta ver la magia y leer novelas sin pensar si me están engañanado. Sin embargo, en esta me da que al mago se le ha visto demasiado el truco, y le salían al conejo las patas por debajo de la chistera.

John Verdon

Sé lo que estás pensando

Traducción de Javier Guerrero

Roca Editorial, 2010

(Thriler)