The Supremes – Baby Love

(…) 

Otro mojito y un margarita más tarde era Cornelia quien estaba sobre el escenario. No recordaba cómo había logrado subir los escalones. Eran sólo cinco pero le habían parecido muy empinados. La luz la deslumbraba y anticipaba la fotofobia de la resaca que la aguardaría inexorablemente al día siguiente. Cogió el micro con la izquierda cuando ya sonaban los primeros acordes de la canción que había pedido: Baby Love, de The Supremes.

—Dale, rubia —le llegó desde el público.

Desgraciadamente no quedaron testimonios de su actuación, que fue, en palabras de Elin, memorable.

(…)

RIBAS, Rosa. En caída libre. Barcelona : Viceversa, 2011

Börek

(…)

Cuando por fin se despidieron, Cornelia volvió a la ducha. Después, envuelta en un albonoz de Jan, se calentó en el microondas unos restos de börek con espinacas que había comprado en el turco de la esquina. Lo comió de tres bocados de pie en la cocina y recordó demasiado tarde que había leído que una vez que las espinacas recalentadas pueden ser tóxicas. Se acordó de que muchos emperadores romanos, temerosos de morir envenenados, acostumbraban el cuerpo con pequeñas dosis de veneno. ¿Eran tres bocados de börek de espinacas recalentadas un veneo o un antiveneno?…

(…)

RIBAS, Rosa. Entre dos aguas. Barcelona : Ediciones Urano, 2011. p. 102

Y si quieres poner manos a la obra, te dejo un par de enlaces para experimentar:

Que aproveche!!