Ry Cooder – Teardrops Will Fall

(…)

Me llevé el teléfono móvil al bolsillo. No más llamadas. Estábamos a última hora del viernes por la tarde. Era mejor que me olvidara del caso y lo retomara por la mañana. Todo podía esperar hasta entonces.

—Rojas, pon un poco de música. ¡Ha llegado el fin de semana, hombre! Rojas pulsó la tecla del reproductor de discos compactos en el salpicadero. Me había olvidado de qué disco había puesto la última vez, pero pronto identifiqué la canción como la versión que había hecho Ry Cooder de Teardrops Will Fall, aquel tema clásico de los años sesenta que aparecía en la recopilación de lo mejor del cantante. Era una buena canción, y muy apropiada. Una canción sobre el amor perdido y el abandono.

(…)

CONNELLY, Michael. El quinto testigo. Barcelona : RBA, 2015

The Chieftains y Ry Cooder – Coast of Malabar

(…)

-¿Y su padre era…?

-Un buen hombre. -Asintió, más para él que para mí, y tomó un sorbo de vodka-. Un tipo realmente estupendo, la verdad. Recto. Decente. Y muy, muy listo. Si no te lo decían, nunca hubieras adivinado que era un poli. Le hubieras tomado por un reverendo o por un banquero. Vestía de manera impecable, hablaba de manera impecable, lo hacía todo de un modo… impecable. Tenía una sencilla casa de estilo colonial en Melrose, una esposa guapa y simpática y un hijo rubio y hermoso. Tenía el coche tan limpio que se podían comer sopas.

Le fui dando a la cerveza mientras en el segundo televisor aparecía la bandera, seguida de una pantalla azul, y observé que lo que ahora sonaba en la máquina era Coast of Malabar, de los Chieftains.

(…)

LEHANE, Dennis. En: Abrázame, oscuridad. Barcelona: RBA, 2010. p. 143